Liberado

“Los hombres responden al liderazgo de la forma más extraordinaria y, una vez te has ganado su corazón, te seguirán a todas partes. El liderazgo se basa en una cualidad espiritual: la capacidad de inspirar, la capacidad de inspirar a otros. Entrenadores capaces de esbozar jugadas en una pizarra los hay a montones. Los que triunfan son los que llegan adentro de sus jugadores y los motivan.”

(Vince Lombardi)

Hace unas semanas, cuando el Athletic Club de Bilbao ganaba la Supercopa de España, Raúl García afirmaba sentirse liberado, con más tranquilidad a la hora de afrontar los partidos gracias a la llegada de Marcelino García Toral al equipo. Esta liberación le permitía liberarse de responsabilidades que a veces él se metía en la “mochila” y producto de esa sobre exigencia le impedía disfrutar, rendir al nivel que él le gustaría. Escucharle decir esto me hizo pensar y reflexionar sobre la siguiente cuestión: “¿Qué consecuencias generan nuestros comportamientos en las personas con quienes trabajamos?

Durante este año tan sumamente complejo si algo estoy percibiendo desde mi perspectiva como formador es de qué manera inciden nuestros comportamientos, nuestros actos, en la predisposición de las personas con quienes trabajamos a querer cambiar una conducta que, en cierto modo, está siendo un factor limitante en su rendimiento. Nos encontramos jugadores, alumnos, que quizás se sobre pasan en el nivel de exigencia, alumnos que necesitan sentirse escuchados, compañeros de trabajo que atraviesan por una situación personal con importante nivel de estrés; y uno no hace más de darse cuenta y reafirmarse en la importancia de practicar una fuerte empatía.

Conviene aclarar que practicar una fuerte empatía no es hacer ver a tu gente que te preocupas por ellos. Es, más bien, desprender autenticidad en la forma en que te interesas por tu gente, mostrar que estás haciendo mucho más que meramente representar un papel. Es, en definitiva, atender permanentemente al lado humano de la persona que tienes en frente para, de alguna forma, saber cuál es el limitante que está impidiendo que muestre todo su potencial. La empatía fuerte es desprender paciencia, pausa, y mucho amor, mucha pasión por todo lo que haces cada día, querer estar y querer escuchar.

Fue tremendamente emotivo cuando durante el transcurso de una de las clases y en relación al tema que estábamos viendo, pedí a los alumnos que por favor levantasen la mano (si querían) aquellos que, por un motivo u otro, habían sentido o padecido falta de autoestima en algún momento de su vida. Prácticamente todos (yo incluido), levantamos la mano. Y a continuación les expliqué que no se lo había pedido para dejar en evidencia a nadie, si no más bien para que se dieran cuenta de que en nuestra propia clase, en nuestro propio equipo, habíamos vivido esas experiencias y que por tanto, en un futuro, ellos cuando sean formadores, educadores, entrenadores en deporte de base, en sus equipos encontrarán niños y niñas con los mismos problemas.

Por esa sencilla pero tan importante razón les dije que era de vital importancia que nunca emitan juicio alguno sobre aquellos a quienes están enseñando y que procuren enseñar desde la más absoluta pasión centrándose en la conducta, en lo que hacen, para facilitar ese contexto en el cual por propia convicción quieran mostrar cada día, en cada clase, en cada entrenamiento, todo el potencial que llevan dentro. Educar conectando, educar escuchando, educar en definitiva emocionando para que crezcan de la manera más digna e íntegra posible, porque ese es el educador que quiero que sean y el educador que la sociedad necesita.

Inspirar, como decía Lombardi al inicio de este post, no para que te sigan sino para que quieran seguir creciendo, para que por un momento aunque sea mínimo contemplen otras vías, otras opciones de crecimiento que hasta hace nada ni siquiera rondaban su cabeza. Me decía hace unos días uno de esos alumnos que “vaya tela lo que estás consiguiendo, vas a conseguir que quiera ponerme y leer uno de esos libros”. Pocas cosas hay tan bonitas como lograr no el mero hecho de que te hagan caso, no tiene que ver con eso; es la apertura de esa posibilidad en su mente de que encuentra una pasión en la cual él quiera empezar a profundizar para crecer, para enriquecerse, para que con el paso de los años ese alumno pase a sembrar las semillas correctas en otros jugadores, en otros alumnos, en otras personas.

Pocas veces somos conscientes de que una conversación puede ser motivo de un sentimiento de liberación o de una mayor presión sobre la persona con quien estamos hablando, simplemente porque somos capaces de escuchar desde el corazón para saber qué necesita y en base a ello nosotros saber cómo modular el mensaje en la frecuencia que necesita escucharlo la otra persona. Una frecuencia que debe ir envuelta de confianza, de respeto, empatía y empuje para que esa persona quiera ir hacia delante porque ve una pequeña posibilidad (al menos al principio) de volver a dar lo mejor que tiene dentro. De volver a ser, en definitiva, feliz con la vida que vive.

Que tengan una muy buena semana, un fuerte abrazo y vayan siempre juntos, hacia delante, como un auténtico equipazo. Porque la vida, en equipo, se vive mucho mejor.

Estás así de cerca

Jamás se me olvidará, hace varios años atrás, la conversación que tuve con uno de mis mejores amigos. No paraba de quejarme en esa temporada como entrenador, bien fuera por el equipo, por el club, por el material, el caso era quejarse porque no estaba en ese momento nada contento con el rendimiento que obteníamos del grupo ni con lo que estábamos viviendo. Y su respuesta fue: “No puedes estar así cada día Pablo, hoy porque los balones son una mierda, mañana porque resulta que solamente bajaron a entrenar 12 chavales, pasado porque no tienes portero. Una vez que te comprometes a algo, lo haces de la mejor manera y punto. Lo que se empieza siempre se acaba, y se acaba de la mejor forma posible. Entrena, sea como sea, entrena y entrénales lo mejor que puedas, porque eso es lo que sí puedes controlar. Punto.”

Años más tarde, como le dije hace unas semanas, solo podía darle las gracias porque hay enseñanzas que solo se aprenden con el tiempo. Una de ellas es aquella consistente en no poner excusas y sí buscar las soluciones, constantemente buscar nuevas fórmulas que permitan sacar lo mejor de ti y de las personas con quienes estás. De eso va el fútbol en concreto, el trabajo en el que estés sea cual sea y la vida en general. No pararte a buscar excusas, a lamentarte y llorar, te reconduce a la tarea de buscar soluciones, ser optimista y no perder nunca la esperanza. Tratar de aguantar cada día dando lo mejor, como decimos ahora con nuestros alumnos de TSEAS, remando juntos. Siempre juntos.

Porque uno se da cuenta de que lo importante en esta vida es conseguir que se reme juntos, que se pedalee juntos como el mejor pelotón posible, relevándose unos a otros. Si estás fuerte, tiras del pelotón. Si te agotas, te pones a rebufo y coges fuerza. Pero sigues, sigues y vuelves a seguir, porque todo es por y para el grupo. Hace unos días un alumno del ciclo de TSEAS me mandaba la foto que hoy es portada del post, diciéndome lo siguiente: “Esta foto la he hecho hoy. Hemos tenido que cortar y quitar más ramas que quitar nieve. El tema es que justo un señor ha dicho esta frase: “mientras que rememos todos juntos nada nos parará” y me he acordado de ti, porque aún estando de voluntario y ayudando, la gente no ha dudado en salir a quitar nieve y despejar las carreteras. Es lo que me gusta de España, que siempre remamos juntos como tú dices.” No pude evitar emocionarme al leerlo.

Alumnos que hacen el esfuerzo de levantarse antes de las clases para arremangarse, para ayudar en la calle en lo que haga falta, porque han entendido que estés en el contexto que estés, el bucle de la queja no vale absolutamente para nada. Que lo único que realmente importa es saber qué puedo hacer por la persona que tengo al lado, por mi grupo, por mi equipo y ponerme a funcionar. Porque lo único que puedo controlar es lo que sí depende de mí. Ya lo decía Séneca en sus Tratados morales:

“Y tú, ¿qué haces, Séneca? ¿Abandonas tu partido? Con razón dicen nuestros estoicos: “estaremos en el tajo hasta el final, no dejaremos de trabajar por el bien común, de ayudar a todos y cada uno, de socorrer, incluso, a nuestros enemigos con mano tendida. Nosotros somos los que no tenemos ningún año libre y, como dice aquel varón excelentísimo: Canitiem golea premimus. Ceñimos con el casco nuestras canas.”

(Séneca)

Dar sin esperar absolutamente nada a cambio, dar lo mejor de ti a cada momento porque entiendes que ese es tu deber como persona en la sociedad en la que te encuentras. No te entregas a fondo en estos días quitando nieve, echando sal a las aceras, haciendo la compra para las personas más mayores para luego hacerte un selfie. No, la vida no va de ponerte medallas. Lo haces porque entendiste que es lo que debes hacer y así sale de tu corazón esa respuesta honesta, verdadera, sincera y humilde. Te quedas en casa porque sientes que es tu deber como ciudadano en esta pelea colectiva contra la Covid 19, porque aún quedándote en casa si tienes salud y tienes trabajo entonces tienes mucho que agradecer y ningún motivo para quejarte, para lastimarte o para poner excusas y no cumplir con tu obligación, con tu deber, como ser humano.

Cuando logremos entender que cumplir con nuestro deber no es “quitarnos de”; no, en absoluto, es dar, y como muy bien decía el sabio de Séneca:

“Entonces, ¿qué? dirás, ¿tú das para recibir después? Mejor, para no perder. Vaya la donación a aquel lugar de donde no pueda reclamarse, pero sí ser devuelta. El beneficio hay que enterrarlo como a tesoro profundamente escondido, que no has de desenterrar si no fuere necesario.”

(Séneca)

Cuando logremos comprender que dar desde el corazón es la mejor inversión ya no solo para nosotros, sino para las personas con quienes compartimos trabajo, afición, bloque de vecinos; que esa es la mejor enseñanza para ayudar a crecer a las generaciones que vienen en camino; solo entonces nos volveremos a poner en el buen camino. El camino que en su momento marcaron sabios como Séneca, Sócrates, o Platón; que por momentos parece que hemos abandonado pero que, sin embargo, nunca fue, es ni será tarde para retomarlo. Porque esa sí es una elección que depende única y exclusivamente de nosotros mismos.

Dejen de mirar hacia dentro y miren hacia fuera, observen el agotamiento de todo el personal sanitario, de miembros de la Policía Nacional, Policía Local, UME, Bomberos y un largo listado de personas que se están entregando a esta causa que nos incumbe y nos ocupa a todos. O el esfuerzo termina por ser de todos, o la derrota será tremendamente dura. Es necesario, de vital importancia, que todos entendamos cuánto nos estamos jugando, porque es sin duda el partido más importante contra un rival tremendamente complicado. Sigamos remando juntos, como equipo, hasta el final.

Un fuerte abrazo y que tengáis una feliz semana.

“-Cuando se carece de la disciplina interna que produce la serenidad mental no importan las posesiones o condiciones externas, ya que éstas nunca proporcionarán a la persona la sensación de alegría y felicidad que busca. Por otro lado, si se posee esta cualidad interna, la serenidad mental y estabilidad interior, es posible tener una vida gozosa, aunque falten las posesiones materiales que uno consideraría normalmente necesarias para alcanzar la felicidad.”

(El arte de la felicidad)

“Nunca confía tanto el general en la paz, que no se prepare para la guerra que le ha sido declarada, aunque no se lleve a cabo. A vosotros os desvanece la casa hermosa, como si no pudiera quemarse o venirse abajo. Os ciegan las riquezas ostentosas, como si estuvieran exentas de todos los peligros, y como si fueran tan grandes que la fortuna careciera de fuerza para no devorarlas. Jugáis ociosos con las riquezas, sin prevenir sus riesgos. Os sucede a menudo lo que a los bárbaros, que asediados tras las murallas, ignoran las máquinas de guerra, miran perezosos el trabajo de los sitiadores, y no entienden qué finalidad tiene todo aquello que se construye a lo lejos.”

(Séneca)

Valentía y sentido

“No cometer errores escapa del control del hombre; pero a partir de sus errores y equivocaciones, los sabios y los bondadosos adquieren sabiduría y la ganan para el futuro.”

Plutarco

Hay dos textos en los últimos días que me han invitado a una reflexión acerca de la valentía y, en consecuencia, cuánto y de qué forma está relacionada con el sentido con el cual hacemos aquello que nos proponemos. El primero tenía que ver con el nuevo entrenador del Celta de Vigo, el “Chacho” Coudet y el carácter que le ha transmitido al equipo desde que llegó. Un carácter que tiene que ver, en resumidas cuentas, con el atrevimiento, con la iniciativa, con querer el balón, con querer llegar a portería de manera permanente y tantas veces como sea posible. En definitiva, arriesgando, invitando a la valentía de sus jugadores, a que tengan iniciativa para tomar decisiones y se despojen de los nervios o ataduras que conlleva atender a otra manera de jugar.

Días más tarde volvieron a mí estos pensamientos al leer estas líneas de Barack Obama:

-“En fin…-terció al final-. He oído rumores de que vas a presentar tu candidatura a la presidencia.

Le dije que era poco probable, pero que aún así quería su consejo.

-Alguien dijo aquello de que hay cien senadores que cuando se miran en el espejo ven al presidente- Teddy se rió entre dientes-. Luego se preguntan ¿tengo lo que hace falta? Le pasó a Jack, a Bobby, y a mí también, hace mucho. Las cosas no salieron como había planeado, pero funcionaron a su manera, supongo…[…]

-No intervendré de inmediato-dijo Teddy-, tengo demasiados amigos, pero puedo decirte una cosa Barack: el poder de inspirar a la gente no es algo frecuente. Y tampoco estos tiempos lo son. Tal vez pienses que no estás preparado, que lo harás cuando llegue un momento más apropiado, pero no eres tú el que elige el momento. Es el momento el que te elige a ti. O bien aprovechas la que puede ser tu única oportunidad, o decides si estás dispuesto a vivir el resto de tu vida con la conciencia de que ya ha pasado.”

(Una tierra prometida-Barack Obama)

Y ambos textos me llevaban a la reflexión de que cuanto más sentido tiene aquello que hacemos, más valentía aparece, más iniciativa y más convencimiento por nuestra parte debe existir. Es el sentido, la trascendencia que alcanza aquella tarea para la cual estamos llamados a realizar y que encontramos en nuestro camino la que me lleva a querer tener iniciativa, a ser valiente en la propuesta de lo que hago. En definitiva, a sacar mi “yo” más auténtico y verdadero para ayudar a quienes están a mi lado, ya sean jugadores, alumnos, compañeros. ¿Por qué nos atamos tanto a veces? La respuesta, creo, la encontramos en no querer reconocer que nos dimos cuenta de que lo que hacíamos no tenía sentido, que estábamos en el lugar equivocado haciendo la tarea errónea, o quizás la tarea era la correcta pero el enfoque no era del todo el adecuado.

Y ahora que aparece el concepto del enfoque, la perspectiva, la manera de entender lo que sucede, esto me lleva a reflexionar sobre dos vídeos que he visto hace poco. De un lado, el vídeo de J.J.Watt hablando sobre el concepto de exigencia, de compromiso, la importancia de ser consecuentes con el trabajo realizado en base a lo que cobran y que por ese motivo la actitud es algo que no se debe negociar nunca. Y por otro lado, el vídeo del profesor Fernando Signorini en una charla con jugadores de las inferiores de Chivas. Es en ese mismo tweet cuando, un poco más abajo, leo que alguien pone: “Ahora pongan el vídeo de JJWatt y saquen sus conclusiones.” Ése es el verdadero problema, que comparamos situaciones que no son comparables, porque el contexto y el enfoque que se le debe dar a cada uno de esos vídeos es totalmente diferente.

El enfoque que demos a cada uno de los momentos que vivimos, en base al contexto en el que estemos, es lo que nos permite mantenernos ligados al sentido que le damos a nuestra tarea, ya sea la de formar jugadores, educar personas o cualquier otra. Manteniendo ambos elementos, enfoque y sentido unidos, nos conduce a su vez a estar en el profundo convencimiento (que no certeza) de lo que hacemos, de lo que buscamos para esas personas, que no es otra cosa que, adivinen, tengan la suficiente valentía para querer ir hacia delante, para tener iniciativa, participar de las clases, de los entrenamientos, lanzar reflexiones, generar participación.

Su valentía se une a la tuya al mismo tiempo que te saca de tu zona de confort, su atrevimiento se une al tuyo por querer conocerles más y mejor para poder darles las herramientas adecuadas a cada instante, porque ambas partes han encontrado un sentido colectivo a lo que hacen. Un sentido que les lleva a corregir hábitos, tomar decisiones importantes, querer conocerse para descubrir qué clase de persona son y quién quieren llegar a ser. Valentía significa, además, querer reconocer la realidad del otro para saber cómo resolver los problemas a los cuales te enfrentas como conjunto.

Es esa misma valentía la que te lleva a ti a poner el foco en el proceso y no en el resultado, situando la mirada en el momento presente y solo elevándola lo justo, lo preciso, para planificar y así anticiparte a lo que pueda suceder próximamente pero jamás ponerla en la meta para olvidar que tu tarea, como todo en esta vida, es una auténtica carrera de fondo, un viaje que va a golpe de remo porque lo vives y lo disfrutas con más personas, nunca vas solo.

Y lo que convierte ese viaje en una tarea digna o no es la forma en la que tu equipo sincronice cada palada; que puedas ver en el esfuerzo el disfrute por la tarea bien hecha; la responsabilidad y compromiso de querer hacer cada acción de la mejor forma posible, porque entiendes que no hay otra forma de hacerlo. Porque en ese preciso instante has entendido que estás en el lugar correcto, haciendo la tarea correcta, con el enfoque preciso. Tu vida, en ese instante, sientes que cobra sentido y ese sentido empuja a tu valentía para que siempre quieras continuar descubriendo, mejorando, estudiando, escuchando, aprendiendo; en definitiva, viviendo mientras recuerdas que la mejor obra siempre será la que aún está por hacer.

Que tengan una feliz semana y aprovecho para desearles un feliz y próspero 2021. Las circunstancias no son las mejores, pero aún con todo les invito a que pongan el foco en lo que les suma, en lo que les contagia la risa y la alegría, para de esa forma puedan levantarse cada día de la cama con ganas de seguir viviendo “a tope the power”. Un fuerte abrazo, cuídense mucho.

“Más que el dinero en sí, era el espíritu que había tras las donaciones, el sentido de pertenencia que acompañaba las cartas y los emails, lo que inyectó energía a nuestra campaña desde la raíz. Esto no tiene nada que ver solo contigo, nos decían esas donaciones, estamos aquí, en la base, hay millones de personas como nosotros, repartidas por todo el país…Y tenemos fe, estamos aquí.”

(Una tierra prometida-Barack Obama)

“Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas, o no vale nada el hombre.”

Platón

“A través de ellos asistí a la transformación que se producía cuando los ciudadanos exigían responsabilidades a sus líderes e instituciones, incluso respecto a algo tan pequeño como colocar una señal de STOP en un cruce concurrido o incrementar el número de patrullas policiales. Vi cómo, cuando sentían que su voz importaba, esas personas caminaban ligeramente más erguidas y se veían así mismas de otra manera. A través de ellos resolví las cuestiones pendientes en torno a mi identidad racial. Porque pude ver que no había una única manera de ser negro; bastaba con intentar ser buena persona. A través de ellos descubrí una comunidad de fe: que no pasaba nada por tener dudas y preguntas, sin dejar por ello de intentar alcanzar algo que trascendiese el aquí y el ahora.

(Una tierra prometida-Barack Obama)

Lecciones detrás de una puerta

“Todos los hombres, hermano Galión, quieren vivir felizmente. Pero andan a ciegas, cuando tratan de encontrar aquello que hace feliz la vida. No es fácil, por tanto, conseguir la felicidad, pues, con cuanto mayor afán uno la busca, más se aleja de ella, si ha equivocado el camino.”

(Séneca)

Estábamos viendo mi novia y yo uno de los capítulos de la serie HIT (por cierto, altamente recomendable) cuando en uno de los sucesos, por un momento, mi mente se iba muy lejos de allí y en concreto aterrizaba en mi etapa del colegio.

Era una tarde de primavera muy calurosa, con un sol de justicia y aunque no recuerdo ni lo que sucedió antes ni lo que ocurrió después, ese instante lo tengo grabado como si fuera ayer. No recuerdo cómo ni por qué, pero de repente me vi encerrado en el baño de las chicas, con no menos que seis o siete “machotes” obstaculizando la puerta, primero cerrada y luego con ellos delante. Burlas, ofensas, mientras no me dejaban salir. Pero si algo tenía claro, es que iba a salir, ya lo creo que sí.

De repente, encontré la manera yéndome hacia el fondo del baño para coger carrerilla y lanzarme hacia ellos. Si se apartaban, perfecto. Si no lo hacían habría un golpe bastante serio pero no me importaba, del mismo modo que a ellos no les importaba reírse de mí. Sucedió lo primero, según me vieron venir las caritas iban cambiando y se apartaron al instante, desapareciendo toda la “valentía” que podían mostrar seis indecentes delante de una puerta aunque uno de ellos mientras pasaba me diese una colleja, sí, por la espalda, como los cobardes, como lo que eran.

Es sorprendente cómo puedo recordar todos esos momentos con una claridad realmente alta, cómo aparecían esas risas durante los dictados en clase de lengua porque era yo el que siempre preguntaba al profe si podía repetir. O cómo también era yo el que preguntaba en los listenings de inglés si también podían volver a repetir ese fragmento de audio, porque lógicamente con ese aparato de audio tan pésimo un chaval con un apenas 60% de audición no podía seguir, ni de lejos, ese ritmo y entender lo que se decía en el audio. Adaptaciones curriculares, creo que lo llaman ahora. Varios de esos profesores aún, probablemente a día de hoy, siguen sin entender que en ese momento necesité ayuda por su parte.

De cada una de esas experiencias aprendí como alumno que se va a convertir en adulto que la vida no es fácil, no es nada sencilla, pero que siempre hay un motivo de más positivo por el que seguir en la pelea: tus padres, tu pareja, tus amigos de verdad, tus sueños, tus metas. Que ellos te apoyarán, te querrán y estarán ahí, pero que a veces las decisiones y las elecciones dependen única y exclusivamente de ti.

En segundo lugar, como profesor que ahora soy, hace tiempo que me hice la promesa consistente en que sabría mirar y escuchar con el corazón a todos mis alumnos, para evitar en la medida en que esté en mi mano la falta de atención que yo sentí en esos años de colegio. Porque estoy firmemente convencido de que todos guardan un don, un talento, que en el contexto adecuado y con las dosis de confianza, motivación y compromiso adecuadas pueden hacer que se conviertan en las personas que estás llamadas a ser.

Y por último, aprendí que todas esas situaciones solo se superan con amor, amor verdadero que evita cualquier rencor y que te ayuda a que no te importe tanto la vida de los demás para saber cómo les va a quienes te hicieron daño, como sí la tuya, asegurándote de que tu enfoque, tu energía, tu ilusión y motivación están enfocadas de la manera correcta. Un amor que entiende muy poco de palabras pero, en cambio, lo es todo en los actos, en la manera de proceder día a día, en tu comportamiento, en tu mirada, en tu sonrisa y en el brillo de tus ojos. Eso justamente, una sonrisa y brillo en los ojos, es lo que todos necesitamos todos los días, cuesta 0 € y a veces supone una inyección de energía que transforma más de lo que se puede imaginar.

Que tengáis una muy buena semana, un fuerte abrazo y ayuden a brillar, a crecer, que la vida si es compartida sabe doblemente mejor.

“No hay que amar a lo que enseñas, si no a quiénes enseñas. Sentirte como compañero, yo siempre me he sentido en mi ya larga carrera universitaria (puede sonar raro, o que suene como suene), me he sentido amigo de mis alumnos. […] Lo que realmente somos es lo que hemos aprendido, lo que nos han enseñado y eso no tiene nada que ver con una enseñanza aprendizajoide, sino con una enseñanza de comunicar sentidos, de comunicar inquietudes, de comunicar crítica. […] Enseñar a los alumnos a mirar, a hacerse ser humano se hace uno antes enseñando a mirar. Enseñando a mirar una naranja, a mirar cómo pasa el agua en el transcurso de un río, o mirar el cielo.”

Emilio Lledó

“La cultura no se mide solo en la mayor cantidad de museo, de bibliotecas, de medios de comunicación, sino en ese otro más diario y modesto rasero, en el que hayamos sabido enseñar a mirar, a amar la mirada, en el que hayamos aprendido a convertir los ojos infantiles o juveniles en <<visión>>, y enriquecer, así, la luz del sol con la luz íntima y singular de cada inteligencia.”

(Emilio Lledó)

“Decidamos, pues, a dónde queremos ir y por dónde. Pero, no sin ayuda de persona experimentada, que conozca bien el camino por donde queremos ir, pues en este viaje no se dan las mismas condiciones que en otros. En éstos siempre hay algún sendero, y los lugareños a quienes preguntamos no permiten extraviarnos. Aquí, en cambio, el camino más trillado y más conocido es el que más nos engaña.”

(Séneca)

¿Para qué ir a la escuela?

Esa misma pregunta fue la que se me planteó en mi cabeza, querida ministra, cuando boquiabierto leía la noticia de que ahora exista la posibilidad de que se pueda obtener el título de ESO y Bachillerato sin límite de suspensos. ¿Para qué ir a la escuela entonces? ¿Qué finalidad y qué sentido se le trata de dar, en consecuencia, a la educación en este país con esa medida?

Querida ministra, a la escuela creo que hay que ir para transformar. Sí, transformar. Transformar a la persona en aquello que está llamado a ser, que puede ser y que merece ser, a base de trabajo, compromiso, confianza y dedicación. Dedicación por parte del alumno y de un maestro que, como muy bien dice Emilio Lledó:

“Se necesita la compañía de un maestro que haga sentir lo que los libros dicen y apreciar, en el sonido de las páginas que pasan, cómo se avientan las semillas, las ideas que encierran. Por eso es tan importante, además de las materias, más o menos oficiales, de los siempre maltrechos planes de estudio, la lectura de obras literarias, que el maestro hace apreciar con su amor a lo que enseña y a los que enseña.”

(Emilio Lledó)

Se educa de manera apasionada, decidida, convencida y comprometida viendo en el alumno oportunidades de conversación, de compartir puntos de vista, de diálogo, de poner todas las inquietudes encima de la mesa para, de esa forma, saber cuándo toca escuchar y cuándo toca hablar. En consecuencia, cuando toca hablar uno sabe qué decir, qué explicar, cómo enlazar el contenido que aparece en el proyector con la experiencia de vida que uno tiene y así que el alumno entienda la finalidad del conocimiento que se le transmite. Para que comprenda que se aprende viviendo, sintiendo, emocionándose y siendo parte de un proyecto, el suyo, no un mero espectador.

Y todo esto, sin quererlo, lo estamos logrando mediante la herramienta más potente que tenemos en la educación, en nuestras relaciones sociales y en la vida que vivimos a cada momento: el lenguaje. Porque como muy bien nos recuerda, de nuevo Emilio Lledó:

“El lenguaje no es solo un medio de comunicación: es un mundo por conquistar cada día a la luz de ese ideal ético que convierte a la existencia humana, a pesar de todas las violencias y adversidades, en una empresa gozosa, en un asombroso destino.”

(Emilio Lledó)

Fíjese, un mundo por conquistar, el que cada uno tenemos en nuestro interior y que mediante esa búsqueda, ese plantearse cuestiones, reflexiones, hacen que poco a poco vayamos teniendo más claro cada día qué camino queremos recorrer, ya no solamente como maestros, como profesores de secundaria o profesores de universidad, si no lo que es más trascendente aún, encontrar la respuesta a la pregunta trascendente acerca de qué camino quiero recorrer como persona y de qué modo quiero dejar huella en ese camino recorrido.

Somos lo que hacemos, lo que decimos, lo que sentimos y ,en consecuencia, vivimos. Es del lenguaje de dónde parte todo, es gracias a este medio de comunicación que logramos conectar con los alumnos, con las personas con quienes compartimos cada día, porque se equivoca muy poco cuando Emilio Lledó afirma que “Yo soy yo y mi lenguaje. Yo soy lenguaje. Unas manos etéreas, hechas de prejuicios, de egoísmos, de oscuridad y luz, de veracidad y falsedad. La educación en ese lenguaje que nos constituye puede servirnos para iluminar la realidad, para vivir, para llegar a ser, para alcanzar el <<deber ser>>.”

Quizás por eso, en consecuencia, es tan importante no solo ir a la escuela si no saber qué finalidad tiene la misma en nuestras vidas, como punto de partida del desarrollo del talento de miles de jóvenes cada día, como contexto que genere un compromiso con el crecimiento de dentro hacia fuera para hacer una sociedad tremendamente mejor de la que tenemos, como lugar donde se puedan sembrar semillas de árboles que jamás veamos terminar de crecer. Quizás, si esto lo tuviéramos claro, ustedes en el Palacio de las Cortes también tendrían muy presente cuál es su particular <<deber ser>>.

Que tengan una muy buena semana, un fuerte abrazo y, a pesar de las circunstancias, tratemos de sacar lo mejor que tenemos en nuestro corazón cada día. Ahora, más que nunca, hace falta remar fuerte y juntos.

“Serán ellos, los políticos, a quienes no esté permitido toca el oro ni la plata, ni entrar bajo el techo que cubran estos metales, ni llevarlos sobre sí, ni beber recipientes fabricados con ellos. Si así proceden, se salvarán ellos y salvarán a la ciudad. Pero si adquieren tierras, casas, dinero, se convertirán de guardianes en administradoras trapisondistas y de amigos de sus ciudadanos en odiosos déspotas. Pasarán su vida entera aborreciendo y siendo aborrecidos, conspirando y siendo objeto de conspiraciones, temiendo, en fin, mucho más a los enemigos de dentro que a los de fuera y así corresponderán en derecha al abismo, tanto ellos como la ciudad.”

(Platón, República III, 417 a-b)

“Luchamos por formar una ciudad feliz, en nuestra opinión, no ya estableciendo desigualdades y otorgando la dicha en ella solo a unos cuantos, sino a la ciudad entera.”

(IV, 420c)

¿Quién es el enemigo?

“La mejor manera de vivir es darle importancia a todo lo que uno haga.” (Quino)

No podía empezar este post de otra manera que acordándome de alguien que, a través del cómic, nos ha invitado a reflexionar tantísimo de manera permanente durante todos estos años. Y de todas las reflexiones y frases que podía elegir hoy comienzo con esta. Porque esconde la esencia del post de hoy: encontrar al enemigo, al que todos creemos tener cerca pero que quizás nunca existió.

Lo digo porque normalmente los enemigos aparecen cuando uno deja de mirar a su camino para observar con envidia, con frustración, con remordimiento y a veces hasta rabia el camino que recorre la persona que tiene a su lado. Es una cuestión de foco, de mirada y de manera entender la vida. Darle importancia a todo lo que uno haga es, implícitamente, no dársela a lo que hagan los demás. No me refiero con esto a que no nos alegremos de los logros, de las metas que las personas que amamos consiguen, porque eso no es el camino que ellos recorren sino más bien la consecución o llegada a una meta volante dentro del propio camino.

Me refiero, más bien, a que cuando uno pone toda su energía, toda su pasión, todo su compromiso, en la tarea que le ocupa a cada momento no puede hacer más que crecer. Porque no se desgasta con los logros de otro, ni se para a valorarlo si lo consiguió de manera merecida o no, ni se cuestiona si ese logro es mejor que el suyo, más complejo, o más difícil de conseguir. Directamente no le importa, porque lo importante es lo que le ocupa en ese preciso instante.

Y esto solamente se consigue alcanzando la velocidad que uno necesita, ni más lento, ni más rápido, tan simple como la velocidad que uno requiere para disfrutar de la vida, para disfrutar él y las personas con quienes comparte ese momento. Una cuestión de foco de atención, una vez más. Les pongo un ejemplo para que lo entiendan: Los entrenadores de fútbol a veces, con mayor o menor tendencia, nos metemos en la inercia de querer más, de querer un equipo “mejor”, en una categoría superior, con la idea de escalar hasta llegar al primer equipo. Pero el problema es que es tal inercia que uno adquiere con el transcurso de los días, que termina olvidándose por completo de lo que jamás puede caer en el olvido: Darle máxima importancia al equipo que ahora entrenas.

Se llega a un punto en el que nos olvidamos de la tarea que nos ocupa, ya sea educar a nuestro grupo de alumnos, entrenar a nuestro equipo de fútbol del barrio, liderar nuestro pequeño departamento de ventas. Y todo porque empezamos a mirar hacia fuera, empezamos a creer que merecemos más de lo que en ese momento tenemos, empezamos a mirar los ascensos o logros de otros compañeros y así de la misma manera que aparecen la envidia, la frustración, comienza a desaparecer de nuestra vida el disfrute, nuestras ganas de crecer y nuestro empeño por cuidar los pequeños detalles.

¿Y qué sucede cuando desaparece esa atención a los pequeños detalles, esa pasión por la vida que uno vive? Les contesto con una moraleja que me enseñó mi pareja hace unos días:

“Si recoges 100 hormigas negras y 100 hormigas rojas y las pones en un jarro de vidrio nada pasará, pero si tomas el jarro, lo sacudes violentamente y lo dejas en la mesa, las hormigas comenzarán a matarse entre sí. Los rojas creen que las negras son las enemigas mientras que las negras creen que las rojas son las enemigas cuando el verdadero enemigo es la persona que sacudió el jarro. Lo mismo ocurre en la sociedad. Hombre vs Mujeres. Izquierda vs Derecha. Rico vs Pobre. Fe vs Ciencia. Joven vs Viejo. Profesor vs Alumno. Etcétera. Antes de ponernos de pelear entre nosotros debemos preguntarnos. ¿Quién sacudió el jarro?

Quizás el origen del problema venga porque, desde pequeños, educamos en que hay que ser el mejor, en que debemos saber absolutamente de todo, controlar de todo, ser el primero, obtener el mayor número de ventas y, lo que es peor, a cualquier precio. Pero como muy bien dice un buen amigo siempre importará el cómo conseguimos aquello que logramos, la manera en la que recorremos nuestro viaje determina el grado de felicidad que obtenemos en el transcurso del mismo. Un grado de felicidad que solamente se puede obtener cuando uno demuestra dignidad e integridad en su manera de vivir y entender la vida. Porque como muy bien dijo en su momento Pasolini:

“Pienso que es necesario educar a las nuevas generaciones en el valor de la derrota. En no ser un trepador social. Ante este mundo de ganadores vulgares y deshonestos, de prevaricadores falsos, ante esta antropología del ganador de lejos prefiero al que pierde.”

Que tengan una muy buena semana y, sobre todo, vayan paso a paso, momento a momento, partido a partido. Un fuerte abrazo, sean felices.

“¿Quiere decir eso que no podemos elogiar entusiásticamente a nuestros hijos cuando hacen algo muy bien? ¿Tenemos que reprimir nuestra admiración por sus éxitos? No, para nada. Solo significa que debemos mantenernos alejados de cierta clase de elogios: los que juzgan su inteligencia o su talento, o los que implican que nos enorgullecemos de su inteligencia o de su talento en lugar del trabajo que han realizado.” (Carol S. Dweck)

“No me vengan con lamentos

Hablo de sobrevivir

Y seguir coronando montañas y seguir conquistando escaleras

En el tiempo de descuento, regateando al porvernir.” (Leiva y Jopaquín Sabina-Partido a partido)

“Obligados”a elegir

“Sin más, pondré la atención en mí y, cosa que resulta muy provechosa, revisaré mi jornada. Nos vuelve muy defectuosos el hecho de que nadie toma en consideración su vida; discurrimos sobre lo que hemos de hacer, y esto raras veces, pero no consideramos lo que hemos hecho; ahora bien, la previsión del futuro depende del pasado.” (Marco Aurelio)

El pasado sábado se volvieron a celebrar, como cada cierto tiempo, las jornadas de puertas abiertas en nuestra Universidad. Un momento clave para los futuros alumnos, a quienes se les da la posibilidad de conocer nuestras instalaciones, servicios que tienen a su disposición, o conocer por vez primera a alguno de los profesores que más tarde tendrán en clase.

Justamente cuando me estaba despidiendo de los padres que habían asistido, uno de ellos me dijo una frase que inicia la reflexión de este título: “Es que jope, cada vez les obligan a tener que elegir, decidir, antes, y están hechos un lío, no saben aun lo que quieren.” Y yo me preguntaba: ¿Cuál es el verdadero problema? ¿Realmente es demasiado pronto para tomar decisiones, con 17-18 años? ¿Acaso no van a tener que elegir, constantemente, durante el resto de su vida? Quizás, después de todo, lo malo es que aún no sepan qué significa tomar decisiones, y la importancia de ello.

El problema de no saber cómo, qué, cuándo, ni qué elegir o decidir, conlleva que uno no termina de aprender qué se siente cuando uno se equivoca, cuando uno acierta, qué implica equivocarse o acertar en las personas con quienes estás conviviendo cada día y cómo les afecta a ellos. Del mismo modo, implica en el chico la nula experiencia de sentir la libertad para decidir, la responsabilidad de ver cómo cambia la dirección de tu camino en función de tus decisiones; porque ya hay otras personas que están decidiendo por ti.

Con esto no quiero decir que al chico, desde edades bien tempranas, se le deje hacer absolutamente lo que quiera, cuando quiera, y como quiera. En absoluto. Más bien, tiene que ver, con saber qué distancia tomar con respecto a él para hacerle saber que estamos ahí, pero al mismo tiempo mediante preguntas (no imposiciones, ni órdenes), invitarle a que sea él quien vaya aprendiendo a decidir. Preguntarles para escucharles, escucharles para saber realmente qué quieren, qué esperan, cómo ven en definitiva el mundo a través de sus ojos.

¿Por qué es vital todo este proceso, y cuidar cada paso en ese crecimiento diario? La razón es muy sencilla: Para evitar la incoherencia. Sí, porque no se puede ser tan incoherente hasta el punto de que se lo demos absolutamente todo hecho desde pequeños, impidiendo que elijan, evitando que se equivoquen, o que acierten, pero en definitiva quitándoles su protagonismo; añadiendo además a eso un ensalzamiento de habilidades, esfuerzos, o atribuyendo méritos mediante recompensas a una serie de comportamientos que, no nos equivoquemos, son deberes, responsabilidades, que tienen, y que sin embargo les hacemos ver que es algo excepcional en ellos.

Hacer excepcional lo que debería ser normal es muy peligroso, más de lo que imaginamos, porque es la consecuencia directa que les lleva a vivir en una burbuja hasta determinada edad en la cual su entrenador, su profesor, su primera pareja, o en su primer trabajo, serán quienes les digan el primer “NO”, o la primera frase del estilo “Esto no se hace así. Te has equivocado”; o por otro lado preguntas del estilo: “¿Cómo hacemos esto?” Cuando esto sucede, es el mismo efecto que si la burbuja se pinchase, se aterrizase desde una altura estrepitosa, y ya solo el mero contacto con el suelo físico de verdad, con sus baches, piedras, o un poco resbaladizo, que puede generar pequeñas caídas asusta, y de qué manera.

Por todo ello no podemos exigirles, a cierta edad, que comiencen a elegir, a decidir, de manera adulta y responsable, si por el contrario durante sus edades más tempranas no aprendieron a hacerlo contestando a pequeñas preguntas, más asequibles acordes a su nivel de madurez. Y no aprendieron no porque no quisieran, sino porque directamente ni se les enseñó, ni más importante aún, no se les permitió ese pequeño espacio, esa distancia tan necesaria, que consiste en confianza, liberta, y responsabilidad, que se traduce en respetar su crecimiento.

Puede ser que dé miedo, vértigo, dejar esa breve distancia, y ver cómo se equivocan, como tienen una pequeña caída: pero creo sin ningún tipo de duda que será mejor tener esa pequeña equivocación, esa breve caída, acorde a su temprana a edad; a que cometan errores de una mayor dimensión, con peores consecuencias, y heridas realmente profundas. Todo este proceso no tiene nada que ver con tratar de ser perfecto, ni competir contra el resto en quien obtiene un mayor grado de puntuación. Este proceso tiene más que ver con un entrenamiento prolongado en el tiempo, un camino de descubrimiento de sí mismo a base de realizar las preguntas adecuadas, en los momentos correctos, para que sea capaz de recorrer este camino o viaje a Ítaca como diría el bueno de Jon Pascua Ibarrola disfrutando del viaje, sin cansarse jamás del paisaje.

Que tengan una muy buena semana, un fuerte abrazo, y sigan disfrutando de su viaje.

 “la finalidad de la vida es el propio desarrollo. Realizar la propia naturaleza de la forma más perfecta posible…ésa es la razón de ser de cada uno en este mundo. Hoy en día, la gente tiene miedo de sí misma. Han olvidado el más importante de todos los deberes, el deber que cada uno tiene consigo mismo. Son caritativos, desde luego. Dan de comer a los hambrientos, y visten al mendigo. Pero sus almas se mueren de hambre, y están desnudas. Nuestra raza ha perdido su coraje. Quizás nunca lo tuvimos. El terror a la sociedad, que es la base de la moral, el terror a Dios, que es el secreto de la religión…ésas son las dos cosas que nos gobiernan.”(Óscar Wilde)
“Parte de tu capacidad para dirigir el país no tiene que ver con las leyes o normas, consiste en dar forma a la actitud, definir la cultura, y crear conciencia.
Cuando nos convertimos en presidente olvidamos lo que nos ha llevado ahí, que es nuestra capacidad de llegarle a la gente.
Tiene derecho a una opinión propia, pero no ha hechos propios.” (Barack Obama)
“El señorío interior del hombre, cuando va bien concertado con la naturaleza, adopta respecto a los acontecimientos una posición tal, que en todo momento puede modificarla fácilmente, a tenor de las circunstancias. No tiene preferencia por ninguna materia determinada; se dirige a los objetos principales, aunque con la debida reserva, y si alguno se le opone, conviértelo en materia de tu propia virtud, no de otra manera que el fuego cuando se apodera de los cuerpos que se le echan encima. Una pequeña mecha se apagaría, pero un fuego vehemente asimila pronto cuando se le arroja, lo convierte en sí mismo y se levanta así más alto.”(Marco Aurelio)
“El que se pierde en la vida, es el que no sigue a nada ni a nadie.” (José Antonio Fernández Bravo)
“Las decisiones que tomes en tu vida tienes que tomarlas con mucha claridad, y para ti, porque con quien vas a estar toda tu vida es contigo.” (José Antonio Fernández Bravo)
“Evolucionar significa simplemente cambiar de equivocación.” (José Antonio Fernández Bravo)

IMG_8390

Navidad y el resto del año

“Apenas amanezca, hazte en tu interior esta cuenta: hoy tropezaré con algún entrometido, con algún insolente, con un doloso, un envidioso, un egoísta. Todos estos vicios les sobrevinieron por ignorancia del bien y el mal. Pero yo, habiendo observado que la naturaleza del bien es lo bello, y que la del mal es lo torpe, y que la condición del pecador mismo es tal que no deja de ser mi pariente, participante, no de mi sangre o prosapia, pero sí de una misma inteligencia  y de una partícula de divinidad, no puedo recibir afrenta de ninguno de ellos, porque ninguno podría mancharme con su infamia.” (Marco Aurelio)

En estos días de Navidad, de reencuentros, de conversaciones retomadas que en su momento se perdieron, he escuchado a menudo la siguiente frase, en diferentes conversaciones: “te veo bien”; pero con cierta actitud de curiosidad, de querer saber más sobre el motivo de por qué está tan bien esa persona. Y a esto le añado otra frase típica más, de estas fechas navideñas: “nos tenemos que ver más.” Ambas resuenan estos días hasta el agotamiento, pero con la misma intensidad que aparecen se van. Y ese es justo el problema, que la amistad, el sentimiento de cariño, la confianza, no se construye en fiestas navideñas.

Hay una frase, del último anuncio de Braun (el cual comparto con vosotros al final del post), que me parece sensacional: “Las cosas de nuestra vida no deberían diseñarse para acabar tirándose, para acabar obsoletas, para ser sustituidas, sino para perdurar en el tiempo.” Lo mágico de preparar (que no comprar) un regalo en estas fechas, el sentido último de todo no debería ser el hecho de regalar, sino el significado que podrá tener para la persona que lo recibe, el impacto que tendrá en su corazón, los motivos, los recuerdos que evoca, el momento por el cual está pasando.

Por el contrario, se tiende a hacer con los regalos lo mismo que con los gestos y los detalles diarios, puro compromiso y quedar bien cuando en realidad no es necesario, de verdad. Y a veces, incluso, ese mero compromiso, ese gesto sin amor ni verdadera preocupación, causa más daño que efecto positivo en quien lo recibe por ser más consciente aún, si cabe, de lo poco que le importa a la otra persona.

Deberíamos ser más cuidadosos en cómo invertimos el tiempo con las personas que queremos; no por recibir nada a cambio (aunque siempre lo esperamos), porque como dice Marco Aurelio: “Si ejecutas la acción presente siguiendo la recta razón, celosamente, con firmeza, benevolencia y sin preocupación superflua, antes bien, conservando tu genio constantemente puro, como si debieras restituirlo al punto; si añadieres la condición de no esperar nada ni nada evitar, dándote por satisfecho con el trabajo presente conforme a la naturaleza y, en cuanto digas o propongas, con una sinceridad heroica, vivirás feliz. Y nadie podrá impedírtelo.”; sino por ser felices. Porque no nos engañemos, todos queremos ser felices, vivir feliz, y ver felices a las personas que queremos.

Pero para lograr esto último, para alcanzar esta felicidad y teniendo en cuenta que el ser humano es un ser relacional, hay que querer de verdad, de manera constante en el tiempo y no por fechas concretas (cumpleaños, Navidad, Semana Santa,…), no, no funciona así. A mi manera de verlo, es el mismo proceso que acontece con un artista en relación con su obra, de la misma manera que lo hacían Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, todos ellos se enamoraban de su obra, conversaban con ella, disfrutaban de ese proceso, de cada avance, de la utilización de materiales de primera calidad, estudiaban a fondo la perspectiva, los ángulos, la utilización de una tonalidad concreta de color u otra; el proceso, una vez más, es la esencia.

No existen los plazos, no existen las fechas, no existen los límites de lo que es poco o es mucho; pero lo que sí existe y probablemente funcione con cada uno de nuestros proyectos vitales es la nobleza, la honestidad, la autenticidad, de todos y cada uno de nuestros actos cuando verdaderamente salen del corazón. A todos nos emociona vivenciar momentos así, a todos nos gusta presenciar un acto así e incluso nos emociona aún no siendo uno mismo quien lo recibe. Entonces, si nos emociona, ¿por qué no emocionar nosotros?¿por qué no apartar el cinismo, la hipocresía, el engaño, la mentira, y empezar a ser auténticos?

Con los regalos navideños pasa lo mismo que con nuestro comportamiento, nuestros gestos, y nuestros detalles hacia las personas que queremos, que no deberían hacerse para luego dejarlos a un lado, para que acaben obsoletos, o finalmente siendo sustituidos por la verdadera personalidad que sale a relucir en el resto de ocasiones de manera cotidiana; sino más bien deberían ser gestos de amor, de bondad, de cariño, que perduren toda una vida. Y eso no se construye en Navidad, sino los restantes días del año. Solo de esa manera podrás saber , verdaderamente, por qué ves tan bien a la persona que tienes delante.

Siento haber estado tan desaparecido por aquí durante todo este tiempo, prometo no tardar tanto la próxima vez. Un fuerte abrazo, feliz año 2020, y que tengáis la mejor salud posible para disfrutar la vida que merecéis.

“Cuida que ninguno pueda decir de ti con verdad que no eres hombre sencillo o bueno; antes bien, que se engañe quien pensare de ti alguna de estas cosas. Esto depende totalmente de ti. Porque ¿quién te impide el ser bueno y sincero? Forma el juicio de que no te conviene vivir si no eres así, pues la razón no dicta que debas vivir siendo de otra manera.” (Marco Aurelio)
“En ningún lugar encuentra el hombre refugio más apacible, más tranquilo, que en su propia alma, sobre todo cuando atesora aquellos bienes que, con una sola ojeada, nos devuelven enseguida la libertad del espíritu: y lo que yo llamo liberad de espíritu no es otra cosa que el estado de un alma bien ordenada.” (Marco Aurelio)

IMG_7741

 

El compromiso de dar

“Vivimos en un mundo donde el funeral importa más que el muerto, la boda más que el amor y el físico más que el intelecto. Vivimos en la cultura del envase que desprecia el contenido.” (Eduardo Galeano)

Hace unos días mantenía una conversación con uno de los mejores amigos que uno puede tener, de esas conversaciones que aportan, que suman, y en las cuales se intercambian las preguntas, las reflexiones, con el ánimo de crecer, de sumarse el uno al otro. Charlamos sobre la importancia del compromiso, de cómo establecer este componente tan importante (y tan despreciado en la sociedad) en su equipo de voleibol, y mientras transcurría la conversación en mi mente aparecía esta pregunta que da pie al post de hoy: ¿Y qué hay de nuestro compromiso en nuestra vida, en nuestro día a día?¿Con nuestras amistades?¿Con nuestra pareja?¿Con la familia?¿Cuánto damos, y de qué manera? ¿Sin nada a cambio, o esperando recibir?

De lo que uno se da cuenta con el paso del tiempo es que el compromiso es un componente esencial en nuestras relaciones, pero al mismo tiempo uno va percibiendo que nadie se compromete si no confía (preciosa frase de mi amigo Álvaro Merino), entonces, ¿por qué nos cuesta confiar?¿qué sucede para que sea tan difícil encontrar una relación de confianza? En mi opinión, porque no sabemos contemplar el verdadero valor de las relaciones personales; como bien dice Eduardo Galeano arriba: nos quedamos en el envase.

Hace un tiempo, viendo la serie Peaky Blinders, hubo un intercambio de frases entre Tomas y Joe Shelby que me llamaron sorprendentemente la atención: ” -.¿Recuerdas cuando éramos niños, y nos cubríamos las espaldas el uno al otro? -. Sí, pero ya no somos niños Joe. -. Cierto, pero nos seguimos teniendo el uno al otro. ” ¿Cuántos de nosotros, pasado un tiempo prudencial, podríamos decir eso? Difícil, bastante complicado. Y sin embargo no logramos comprender que la vida se vive de otra manera, se percibe totalmente diferente, cuando día tras día sacas lo mejor de ti con las personas con quienes compartes tu vida. El compromiso de ser y estar sin esperar nada a cambio, sin hacer nada por obligación, simplemente por sumar, por hacer un poquito mejor la vida de otra persona.

Pero para alcanzar ese compromiso contigo primero, y en consecuencia con los demás, uno debe aprender a disfrutar de la sencillez de cada momento, a saber perdonar cuando procede, tener la suficiente humildad para reconocer los errores cometidos, ser claro, transparente, sin mentiras, mostrándote tal y como eres, respetar a la persona que tienes delante evitando que sea como tú querrías que fuera; a todos estos detalles hay que sumar el componente más importante, vital, y esencial: amor auténtico.

Y digo auténtico porque amar no es hacer ver a la otra persona que solamente tú la quieres, que solamente tú le vas a poder regalar esa felicidad que tú consideras verdadera. No. Amar es comprender la singularidad del ser, entender su realidad, aceptándola tal y como es, cuidando mucho el lenguaje que utilizamos en nuestras conversaciones, cómo hablamos y más importante aún cómo escuchamos. Todo ello es lo que genera, como muy bien diría Don Alfonso López Quintás, el verdadero encuentro en el que se produce una experiencia auténticamente reversible.

Por otro lado, es imprescindible que alcancemos esa sensibilidad que nos haga emocionarnos de manera verdadera y auténtica por ver a una persona a quien queremos tantísimo con buena y recuperada salud; que nos emocionemos por poder dar un abrazo  a un amigo que ves durante cuatro minutos en un encuentro fortuito, pero que se tiene que marchar porque debe seguir trabajando. Sentir el nudo en la garganta simplemente por estar cenando con tu pareja, tus amigos, y ves sus sonrisas, ves sus ojos brillando por disfrutar de ese momento tan agradable. Y notar una emoción preciosa por poder dar un beso a tu padre y a tu madre cada noche cuando te vas a dormir. También ahí debemos adquirir el compromiso con nosotros mismos, para saber apreciar esa belleza tan bonita, tan sencilla, pero a la vez tan potente.

¿Por qué es tan importante sentir todo lo anterior en el corazón? Porque es esa emoción lo que nos lanza a escribir a las personas que queremos, preguntarles cómo están, cómo se encuentran, querer verlas cada semana, querer compartir con ellas momentos sencillos, pero extraordinariamente bonitos. Es esa emoción la que nos impulsa a sacar lo mejor de nosotros, no para quedárnoslo para nuestro beneficio, sino para que ellos tengan un motivo más para querer brillar con más fuerza, con más luz, una luz que a su vez produzca el despertar en la persona que la vea en su día a día.

Por todo ello, comprometernos a dar lo mejor que tenemos en nuestro corazón es el mejor propósito que nos podemos marcar cada día, cada mañana, cuando nos levantamos de la cama; porque no aprendemos por lo que nos dicen, sino según como vivimos, en base a lo que nos emociona, a lo que nos llega, nos trasciende, y nos hace sentir en lo más profundo de nosotros que hay un elemento que nos une, y que es inigualable: el amor.

Que tengan una muy buena semana, un fuerte a,brazo, y amen, lo mejor que puedan.

“…Me he puesto a escribir casi en la madrugada, con urgencia, como quien saliera a la calle a pedir ayuda ante la amenaza de un incendio (…). Les pido que nos detengamos a pensar en la grandeza a la que todavía podemos aspirar si nos atrevemos a valorar la vida de otra manera. Les pido ese coraje que nos sitúa en la verdadera dimensión del hombre. Todos, una y otra vez, nos doblegamos. Pero hay algo que no falla y es la convicción de que -únicamente- los valores del espíritu nos pueden salvar de este terremoto que amenaza la condición humana.” (Miguel de Unamuno)
“Si no adviertes que los demás son uno contigo, no podrás amarlos. Tu amor por los demás es el resultado del autoconocimiento, no su causa. Cuando sabes, más allá de toda duda, que la misma vida fluye a través de todos, […] los amarás a todos de forma natural.” (Nisargadatta Maharaj)
“Solo cuando hayas encontrado tu verdad más profunda podrás convertirte en un modelo para los demás e inspirar confianza en vez de cinismo.” (Fred Kofman)

Eddie Jaku

 

Con vos iremos

“-Amigos, quiero saber cuáles de vosotros queréis venir conmigo. Dios os lo pagará a los que vengáis, pero igualmente satisfecho quedaré con los que aquí permanezcáis.

Habló entonces Álvar Yáñez, su primo hermano:

-Con vos iremos todos, Cid, por las tierras deshabitadas y por las pobladas, y nunca os fallaremos mientras estemos vivos y sanos; en vuestro servicio emplearemos nuestras mulas y nuestros caballos, el dinero y los vestidos; siempre os serviremos como leales amigos y vasallos.”

De esta forma da comienzo la historia del Cid Rodrigo Díaz, o como también se le conocerá, El Cid Campeador, y precisamente ya con estas primeras líneas se me planteaban las primeras preguntas, las primeras reflexiones: ¿Sería esto viable hoy en día?¿En qué se ha cambiado?¿Dónde quedaron la lealtad y la palabra dada?¿Cómo hemos desarrollado nuestro círculo de amistad, de confianza?¿Qué nos mueve a sentir lealtad y respeto por una persona?

Si uno se para a observar, es tremendo cómo se han desarrollado las relaciones de amistad hasta el día de hoy. Sorprende ver y escuchar cómo no dejan de suceder las historias de decepciones, de discusiones, entre relaciones de amistad, siendo cada vez más difícil encontrar grupos de amigos que mantienen lazos fuertes de confianza, de unión, y de entendimiento. La persona, sin duda, con el paso del tiempo ha ido olvidando lo que realmente es importante.

Hasta ayer siempre había querido escribir este post, pero no sabía cómo desarrollarlo. Pero después de tener la gran suerte de conocer al profesor y doctor Don Alfonso López Quintás, comprendí por qué han cambiado tanto las relaciones, y la manera en que las concebimos, desde los tiempos del Cid Campeador hasta el día de hoy.  Gracias a él supe que todo encuentro parte de una relación entre dos personas, quienes generan un estado de plenitud. Con ello, se genera un campo de juego, que les enriquece a ambos, porque es una experiencia reversible.

Dicho esto, se debe tener en cuenta que para que se dé un encuentro, deben plantearse las siguientes condiciones:

  1. Generosidad.
  2. Disponibilidad
  3. Cordialidad
  4. Fidelidad
  5. Paciencia
  6. Comunicación
  7. Participación en tareas comunes

Se debe tener presente que, todos estos valores, cuando los asumimos para generar ese encuentro tan necesario, se transforman en virtudes. Y aquí, al llegar a este punto, pude comprender por qué a día de hoy no existe esa lealtad, ese valor de la palabra, ese valor de la amistad, que se tenía hace un tiempo.

Comprendí que se ha perdido por completo la escala de valores, porque se tiende a tener muy poca generosidad con la otra persona. No se logra comprender que nunca se debe esperar nada a cambio, sino dar porque realmente te quiero, porque mi cariño y mi amor hacia hace que quiera darte lo mejor de mí.

Hay que tener en cuenta, además, que las relaciones no se dan ni se producen, ni se mantienen, cuando uno quiere sino que hay que estar, y hacerle sentir a la otra persona que realmente estás. Es conocida la frase de que “para tomar unas cervezas siempre hay muchos, pero cuando llegan los momentos difíciles, pocos son los que se quedan.” No hace falta llegar a este extremo, aunque es cierto, pero es tan verdad como que no abundan los mensajes de qué tal estás, y sin embargo sí abundan la no respuesta a ese mensaje. Seguimos sin saber apreciar que, todo cuanto tenemos, nada es tan valioso como el tiempo que invierte esa persona contigo. Nos sigue faltando sensibilidad, mucha. Así marchamos.

Caemos en el tremendo error de que, cuanto más cariño o confianza hay, no tiene por qué haber respeto, educación, hacia los gestos de la persona. Nada más lejos de la realidad. A más años de amistad, a más confianza, a mayor relación familiar (como es el caso de una madre, un padre, o un hermano), mayor cordialidad. No nos equivoquemos. Un “gracias”, un “perdón” cuando nos hemos equivocado, es necesario y hasta obligatorio decirlo, independientemente del grado de confianza que haya en una relación, porque es la mejor señal para hacer entender a la otra persona que la quiero, que la sigo valorando como se merece de verdad.

Ser fieles a esa relación, a lo que se cuenta, a lo que se dice, al valor de la palabra dada es otro factor, otro componente de las relaciones que cada vez se ve vulnerado con mayor frecuencia. Y parece que hay que recordar que cuesta mucho ganar la confianza de una persona, de un grupo, pero cuesta muy poco perderla, puede ser en cuestión de segundos de hecho. Y si a todo lo anterior añadimos la poca paciencia mostrada a veces, sobre todo en los conflictos, para encontrar una solución que nos devuelva a un punto común; si tenemos en cuenta la poca o nula comunicación existente a veces en esas relaciones de amistad o de pareja, relaciones entre dos personas al fin y al cabo, que están deseando verse pero luego no disfrutan ni saben disfrutar de cada palabra, de cada mirada, y de cada gesto de complicidad, la consecuencia es efectivamente que se ha perdido la perspectiva de todo, pero sobre todo, se ha perdido la concienciación de cómo se genera un encuentro verdadero entre dos personas.

Tras lecturas como las del Cantar de Mío Cid, o presenciar clases tan humanas y magistrales como la que tuve la suerte ayer de presenciar, y emocionarme, con Don Alfonso López Quintás, llego a la conclusión de que cuantas más cosas accesorias ha ido teniendo el ser humano con el transcurso del tiempo, más ha ido olvidando la esencia de la vida, de las relaciones personales, y la escala de valores por la cual cualquier persona debería regirse. Y probablemente esa sea la tarea más importante que los formadores, los educadores, los docentes, toda persona que en definitiva está vinculada a la enseñanza tiene encomendada en estos momentos: transmitir la idea de que todo parte del encuentro, y en concreto, de la relación que pueden crear dos personas, de corazón a corazón. Recuperar lo esencial, lo que sin lugar a dudas jamás debió perderse en este caminar, un caminar que deberíamos hacer conservando nuestra dignidad e integridad.

Que tengan una muy buena semana, un fuerte abrazo.

“Educar es dejar aparecer todo el potencial de nuestros niños para que un día se conviertan en adultos con herramientas de valor para poder manejarse en entornos cada día más complejos.” (Álvaro Merino Jiménez)
“En nuestro mundo de disyunciones, lo prudente es prepararse y es apostar por innovar, aunque no sea fácil y aunque a veces los resultados tarden en llegar. No hay innovación sin riesgo, pero el gran riesgo es no innovar.” (Xavier Marcet)
“Humildad para reconocer errores y dejarse ayudar, y generosidad para hacer el trabajo de los demás si hace falta.” (Xesco Espar)

el cid campeador