Si vibras, emocionas

¿Por qué es tan importante emocionar? Sin duda, porque cuando nuestras emociones entran en juego, nuestro aprendizaje, nuestra vivencia en el día a día, deja tal huella en los corazones que perdura más tiempo del que pudiéramos imaginar. Pero, ¿cómo podemos lograr esto? Es la pregunta que se me planteaba estos días, y a la que hoy trato de armar una respuesta en base a conferencias, conversaciones, y reflexiones con diferentes personas.

Por ello, cada vez estoy más convencido de la importancia de establecer vínculos, con cada persona con quien compartimos cada día de nuestras vidas. Y para establecer estos vínculos es verdaderamente sorprendente que, si preguntamos a una persona cuáles son aquellas referencias que tuvo en su vida, sus referentes, aparecen dos respuestas muy claras: “Me hacía sentir seguro. Pude ser yo”. Es decir, un espacio de seguridad y de confianza. Qué dos aspectos tan importantes, que creo se puede llevar a cualquier ámbito. ¿Acaso no nos gusta estar con una persona, con quien me siento seguro y puedo ser yo mismo?

Pero para lograr ese tipo de recuerdo, de huella emocional, en esas personas, uno primero quizás deba plantearse dos cuestiones: “¿Quién eres tú? ¿Qué quieres?”. Porque en función de la calidad humana de estas respuestas consigues establecer unos puentes verdaderos, auténticos, y de calidad humana, con las personas con quienes creces, vives, en tu día a día. Encontrar los valores que definen tu persona, y saber cuáles son tus propósitos en tu vida es lo que te lleva, sin duda alguna, a definir tu comportamiento. Son las preguntas adecuadas, para recorrer el camino adecuado.

Toda vez que sabemos quiénes somos, y qué queremos desde que nos levantamos cada día por la mañana, la principal consecuencia es que uno logra entender que para establecer vínculo verdaderos uno mismo necesita hacer un total ejercicio de desprendimiento de sí mismo, que le permita centrarse en la persona que tiene en frente. Y esto solamente se puede conseguir si dejamos de marcarnos objetivos, y pasamos a establecer propósitos. ¿Por qué digo esto? El argumento me lo dio una persona a quien tengo un especial cariño, y que creo es muy enriquecedor: “Porque los objetivos se terminan agotando; sin embargo los propósitos son para toda la vida. Normalmente si uno analiza los objetivos, se dará cuenta de que muchas veces van referidos a lograr algo que tiene una fecha de fin. Sin embargo, el propósito tiene que ver  con un aspecto de nuestra vida, de la persona, que no tiene comienzo ni fin porque está interiorizado en nosotros, y normalmente hace que lleve mi atención a la persona que tengo en frente con actitud de servicio.”

Si a esto le añadimos la diferencia en el concepto de frutos y logros, comenzamos a entender cuándo las relaciones que establecemos son verdaderas, auténticas, cuándo éstas nos permiten emocionar a las personas con quienes vivimos. La clave radica en que los logros son individuales, son las “medallas” que nos ponemos a título personal, los premios que uno recibe; sin embargo, cuando hablamos de frutos nos referimos a preservar la calidad de lo que preparamos para otros con la mejor calidad posible. Una calidad que se traduce en cariño, en amor, en pasión por dar lo mejor de nosotros para otros. Porque solo cuando se olvida de sí misma, y se centra en la persona que tiene en frente, la persona alcanza la verdadera plenitud y felicidad de vivir la vida.

Como bien dice Emmanuel Faber en su discurso, no es una cuestión de poder, dinero, o gloria. Más bien tiene que ver con “descubrir cómo la normalidad nos aisla”, porque la normalidad tiene a apagar la creatividad, a anular las emociones porque hay que ceñirse a reglas de curriculum, a normativas de empresa; y un largo listado de tareas que nos convierten en seres humanos comunes y rutinarios. Y sin embargo, solo se consigue la verdadera plenitud, la verdadera felicidad, en las personas que queremos (y en consecuencia, en nosotros), cuando somos creativos, cuando somos alegres, con capacidad para sorprender y asombrar con pequeños detalles cada día que refuerzan esos vínculos tan necesarios. Cuando se es capaz de reconocer a la persona que tengo delante, de generarle esa seguridad, y a la vez esa libertad para que pueda ser quien quiera ser. Emmanuel Faber dice que “He descubierto que se puede vivir con muy poco, y ser feliz.” Efectivamente, porque la cuestión no radica en tener mucho, sino en que lo tengamos sea de calidad. Menos siempre es, y será, más.

No alcanzamos a lograr comprender que las medallas individuales deben quedar atrás, los premios por nuestro trabajo, por nuestras funciones; que todo ello puede estar genial para llenar la pared de nuestro despacho. Pero la verdadera realidad es que no debemos esperar eso; que uno debe vivir con absoluta pasión cada día de su vida, y entregarse a las personas que quiere, generando esa seguridad y esa libertad que tanto necesitamos. Una seguridad y una libertad que nos conduce a un profundo respeto y amor por la persona que tenemos delante, porque lo que pretendemos es que descubra quién es y qué quiere. Porque nadie es en sí mismo; cuando uno consigue vibrar cada día, emociona a quienes están a su lado. Y esa emoción es el paso previo a la mejor sonrisa posible en la cara que tiene en frente.

Que tengan una muy buena semana, un fuerte abrazo, y generen esos espacios de seguridad, de libertad, que tan necesarios son para el crecimiento personal de cada persona.

“…que seamos las relaciones que tenemos, cómo las tenemos y con quién, nos refriega una obviedad que demasiadas veces olvidamos: que hemos venido a este mundo a amar y a ser amados, a dar y a recibir. Todo es amor o bien su negación, que tiene una gama que va desde la indiferencia hasta el odio, siempre tan opuesto y tan próximo al amor. O celebramos el amor o exhibimos a golpes y gritos su ausencia. Ternura y violencia son expresiones puras del mismo deseo y necesidad: el de estar pendiente el uno del otro, ya sea para cuidarnos o hacernos daño, para salvarnos o matarnos. Y como hemos venido aquí a relacionarnos, la educación es el arte y oficio sublime de aprender a hacerlo mientras se enseña, y de enseñar a hacerlo mientras se aprende. Es más verbo que sustantivo, más ejemplo que discurso, vive del hecho y no de la palabra, impone la realidad sobre la idealización. Solo estando de verdad, de todo corazón, siempre, puedes aprender y enseñar a estar.” (Carles Capdevila)
“¿Se está haciendo correctamente lo correcto o mejorando una estupidez?”

IMG_5593

 

Buscando la magia

“Hay algo que  a veces ocurre en remo que es difícil de conseguir y de definir. Muchos equipos, incluso equipos ganadores, nunca lo acaban de encontrar. Otros lo encuentran, pero no consiguen mantenerlo. Se llama “swing”. Solo ocurre cuando los ocho remeros reman tan a la par que todo lo que hace cada uno está sincronizado con lo que hacen los demás. No se trata solo que los remos entren y salgan del agua justo en el mismo tiempo. A un tiempo, 16 brazos tienen que ponerse a tirar, 16 rodillas tienen que empezar a doblarse y estirarse, ocho cuerpos tienen que que empezar a deslizarse hacia delante y hacia atrás, y ocho espaldas tienen que doblarse y enderezarse. Cada mínima acción- cada sutil giro de muñeca- debe tener su reflejo exacto en todos los remeros, de un extremo del bote al otro. Solo entonces el bote seguirá avanzando sin obstáculos, fluida y elegantemente entre palada y palada. Solo entonces dará la sensación de que el bote forma parte de cada uno de ellos y de que se mueve por su cuenta. Solo entonces el dolor cede a la euforia. Remar se convierte entonces en una especie de lenguaje perfecto. Poesía: esa es la sensación que da un buen swing.” (Daniel James Brown)

Porque probablemente, ahí esté una de las cuestiones que deberíamos plantearnos: cómo alcanzar ese lenguaje perfecto, esa sintonía, esa sensación de swing, primero en nosotros; y posteriormente con cada una de las personas que con quienes compartimos nuestro tiempo.

Tendemos a creer que la vida ideal está en otro contexto, en otra situación, con otros condicionantes, con otras características; pero creo que el secreto está en encontrar la vida ideal en nuestra vida real. El gran enigma es cómo logramos estar en ese estado de swing, sin tener que marcharnos a otro lugar para luego tener la sensación de “volver”; algo que es tremendamente relativo porque…¿hacia dónde fuimos?¿a dónde volvemos?¿acaso no es la misma persona?¿entonces cambio yo o las circunstancias?¿qué necesito para sentir, en mi día a día, pura magia, conexiones bestiales que me emocionen por lo que vivo? Probablemente, como decía un buen amigo en Semana Santa, no sea cuestión de tiempo ni de contexto, sino de ilusión.

Es la ilusión la que cambia nuestro grado de percepción ante todo lo que tenemos, ante todo lo que nos rodea, y ante cada momento que vivimos. Quizás el secreto no esté en vivir aquí o allí, en trabajar aquí o allí, en definitiva no depender de nada de lo que venga de fuera; sino más bien en que nunca nos deje de asombrar lo cotidiano, lo mundano, lo sencillo, lo que nos sucede cada día que no es, ni más ni menos, que la vida misma. Como diría muy bien Óscar Wilde: “Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.” ¿Que triste, no?¿Simplemente existir? ¿Y nuestra ilusión por vivir, dónde quedó? Si la perdimos, ¿en qué momento y por qué?

Como le decía ayer a una persona muy especial en mi vida: “Sigo creyendo que la magia, esa sensación de que todo se para, de que el corazón se te gira por completo por la emoción que sientes, está en nuestra capacidad para dar el significado que merece a ese momento; está en nosotros. Está en saber apreciar la mirada de quien te quiere, que con esos ojos que brillan con una luz increíble te dice que te quiere; está en saber apreciar de manera auténtica, y verdadera, cómo llega lo que dices o haces a quien tienes enfrente.” Solo se siente la magia cuando abandonas tu posición, y te centras en la otra persona. Porque la felicidad, cuando es compartida, es verdaderamente mágica. Solo se siente la magia cada día de tu vida, como dice una buena amiga, cuando en tu día a día en vez de “dar clase, directamente te das”; te das con el corazón abierto, sacando lo mejor que tienes.

Dice Álex Rovira, de manera muy acertada, que “cuando logramos aceptarnos como somos y decidimos mostrarnos, todo empieza a funcionar. Y que no te quepa duda: la idea que tenemos de nosotros mismos acostumbra a ser más pobre de lo que realmente somos. Porque esa parte de ti que está esperando que le des el poder de dirigir tu vida, consciente, voluntaria, y adultamente… es la suma de tu consciente e inconsciente apuntando en una misma dirección y sentido. Y esa es la energía más poderosa del mundo. Porque de ella emana la creatividad y la capacidad de transformar la realidad…Ésa es la verdadera magia.” 

Se tiende a creer que por estar en otro trabajo, en otro lugar viviendo, con otra compañía; con una vida plagada de novedades cada día, seremos más felices, que no perderemos nunca la ilusión. Pero no terminamos de aprender que la ilusión no viene por algo de fuera; la ilusión es un acto de firme voluntad que mantenemos nosotros, si queremos, cada día de nuestra vida. Ilusión es lo equivalente a la vela que podemos encender. ¿Cómo logramos mantenerla encendida? Depende de la importancia que le demos; porque si realmente nos importa, haremos lo imposible para mantenerla viva, reluciendo, brillando, dando luz. Pues lo mismo sucede con nuestra ilusión, la que llevamos en nuestro corazón.

¿Cómo la mantenemos viva?¿Cómo logramos que aparezca la magia? Mirando y sintiendo como un momento único cada instante que vivimos; besando y abrazando a las personas que queremos realmente. Regalando una sonrisa a aquellos con quienes nos cruzamos en nuestro lugar de trabajo; dejando un espacio y tiempo para un Qué tal, Cómo estás; disfrutando de nuestro trabajo porque disfrutar es atender a lo que tenemos delante, no limitarnos nunca simplemente a existir. Nunca existas; vive, y vive feliz, con ilusión. Porque además, el tiempo es algo que pasa demasiado rápido, y cuanto mejor estamos, cuánto más felices estamos, más rápido va; y ése es tiempo que no vuelve.

La mayor tarea que deberíamos plantearnos cada día de nuestra vida, el objetivo número uno cuando nos levantamos de la cama, debería ser volver a esa cama agotado, exhausto, sin fuerzas, por haber aprovechado al máximo cada día que vivimos, cada día que se nos presenta por delante. No es cuestión de vivir en la playa, o en la montaña; porque cuando la ilusión desaparece, un lugar y otro te parecen horribles. No nos mueven los lugares, nos mueven las ilusiones, los sentimientos que nos despiertan las personas que caminan a nuestro lado, y creo honestamente, que el simple hecho de vivir todo eso merece ser razón suficiente para mantener viva la llama de la ilusión, luciendo y brillando con tanta fuerza como sea posible, cada día de nuestra vida.

Que tengan una muy buena semana, un fuerte abrazo, y nunca pierdan la ilusión por vivir cada día de su vida como merece ser vivido.

“Es muy importante que hagáis lo que de verdad os importe. Sólo así podréis bendecir la vida cuando la muerte esté cerca.” (Elisabeth Kübler-Ross)
“Vivimos en un tiempo en el que se pretende que el rosal crezca rápidamente tirando de sus hojas… La felicidad es inversamente proporcional a la aceleración.” (Raimon Panikkar)
“El secreto de la felicidad es tener gustos sencillos y una mente compleja. El problema es que a menudo la mente es sencilla y los gustos complejos.” (Fernando Savater)
“Los seres humanos lo tienen todo, pero carecen de sí mismo.” (Erich Fromm)
“El amor es la única cosa que crece cuando se reparte.” (Antoine de Saint-Éxupery) 
“..no puedes, en definitiva, emitir luz a los demás cuando no tienes ni para ti.” (Alex Rovira) 
“Hoy, antes del alba, subí a la colina, miré los cielos apretados de luminarias y le dije a mi espíritu: cuando conozcamos todos esos mundos y el placer y la sabiduría de todas las cosas que contienen, ¿estaremos tranquilos y satisfechos? Y mi espíritu dijo: no, ganaremos esas alturas sólo para seguir adelante.” (Walt Whitman)

snoopy2

 

La verdadera victoria

“La competencia que hace crecer al ser humano es la de cada ser humano consigo mismo.” (David Dóniga Lara)

“Saber quién y cómo eres” dos preguntas fundamentales, y que sin embargo en la mayoría de las ocasiones se plantean tarde en el mejor de los casos, y en la mayoría de las personas no tienen la oportunidad de encontrar a otra persona que se las plantee. Dos preguntas que abren la llave a la posibilidad de generar un verdadero y auténtico auto concepto; dos cuestiones que son el pistoletazo de salida para trabajar en el incremento de la auto confianza, de la auto estima, y el enfoque de la atención en lo que realmente importa: tu camino.

No hablo de tu camino de manera individual, egoísta, y que solo lo recorres tú; porque si algo he dicho en numerosas ocasiones es que somos quienes somos, gracias a las personas con quienes recorremos ese camino. Me refiero, más bien, a evitar la comparación, a evitar como dice muy bien mi amigo David Dóniga, “que los demás sean mi instrumento de medida para medir mis logros, para darme valor.” Tendemos siempre a la comparación cuando los niños son pequeños, con frases tan penosas como “eres el mejor”; acompañadas de palmadas en la espalda que se convierten, con el tiempo, en frustraciones de un grado desmedido que no saben gestionar ni controlar.

Como bien me decía una de las personas más especiales que tengo en mi vida, “tienes que tener muy claro quién eres, y cómo eres, porque eso es lo que te permite ponerte en valor, teniendo muy presente qué es lo que mereces y qué no, aplicado a todos los ámbito de tu vida.” De hecho, hablando de lo que merecemos hay una frase que siempre repito a mis alumnos al terminar las sesiones: “No se conformen con menos de lo que merecen.”

¿Por qué? Porque normalmente, se tiende a infravalorar lo que uno tiene dentro de sí, el potencial que hay en su corazón, en su persona, y en lo que puede llegar a ser. Todos necesitamos que se tiendan puentes de conversación verdaderos, mediante el uso de la pregunta como palanca clave, para que suponga una invitación verdadera a recorrer el camino que merecemos disfrutar, y vivir. Porque la vida no se gana, se disfruta. Porque cuanto más se disfruta, más se crece.

Pero al mismo tiempo, es muy difícil disfrutar de la vida si uno no sabe quién es, cómo es, y no la vive con verdadero amor, con verdadera pasión. Porque como dice David, “sacar lo mejor de ti mismo y estar un poco más cerca de tu potencial servirá, a la vez, a los demás, como estímulo y ejemplo de mejora que incentivará su movimiento, provocará su contagio, su contaminación positiva.” Solamente podemos contagiar de esa manera cuando sabemos quiénes somos realmente, qué tenemos dentro que nos hace diferentes, y qué podemos sumar a las personas con quienes compartimos nuestras vidas. Porque los dones, si no son para compartirlos, carecen de sentido.

Y de ese modo, cuando uno entiende que la vida es ponerse “a disposición del rival, del compañero o del amigo al que nos enfrentamos, ya sea para ganar un premio, alcanzar un ascenso o sacar una sonrisa a un niño, implica comprender que, si damos lo máximo de nosotros, exigiremos al oponente que dé lo máximo de sí mismo, y viceversa” (David Dóniga Lara); solo entonces uno logra comprender que ha logrado ser la mejor versión de sí mismo, siempre con la ayuda de las personas especiales que hay en su vida, y con ello ha logrado la verdadera victoria.

Una victoria que sólo será verdadera, que solamente será auténtica, cuando realmente sepas quién eres, y cómo eres. Dos preguntas a las que dar respuesta es una tarea que se logra compartiendo tu camino con personas que te quieren de verdad, queriéndolas escuchar, y hacerles partícipe de tu crecimiento personal. Un crecimiento personal que está plagado de momentos, de conversaciones, de sonrisas, de miradas que no necesitan hablar, de abrazos, besos, reflexiones; que te llevan de manera verdadera, auténtica, a saber quién quieres ser, y cómo quieres ser.

Que tengan una santa Semana Santa, y nunca dejen de sonreír. Siempre hay una persona que necesita la luz de nuestra sonrisa.  Un fuerte abrazo.

“Ganemos o perdamos, ese resultado será anecdótico y celebrado por ambas partes. La verdadera victoria, gracias a ambos, habrá sido ser la mejor versión posible de uno mismo. Ese es el verdadero crecimiento.” (David Dóniga Lara)
“Nunca tengas miedo a tomar una decisión por miedo al fracaso, al “qué te dirán”; si estas convencido de que es lo que quieres, insiste. Ve a por ello, una y otra vez, más aún si tienes claro que vales mucho.”

IMG_5300

 

 

 

IV Semana de Deporte Para el Cambio

La Universidad Francisco de Vitoria (Madrid) organiza la IV Semana del Deporte para el Cambio para sensibilizar a los universitarios.

  • Teresa Perales, campeona de natación paralímpica, será la encargada de inaugurar la semana el lunes 1 de abril a las 10:30 am en el Salón de Grados.

 

Pozuelo de Alarcón (Madrid), 29 de marzo de 2019 –El próximo lunes 1 de abril la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid) inaugura la IV Semana del Deporte para el cambio que tendrá lugar hasta el viernes 5.

IMG_5261

 

Esta Semana del Deporte para el Cambio, organizada por el Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UFV, pretende acercar a la comunidad educativa las vivencias de deportistas y personas influyentes en el ámbito deportivo que superan las barreras creadas por los estereotipos sociales y culturales en tres contextos: personas con discapacidad, deporte y mujer y deportes minoritarios o de menos visibilidad.

 

De esta manera, se pretende que los universitarios conozcan las barreras y obstáculos que mujeres, personas con discapacidad y los deportes minoritarios encuentran hoy en día y por otra parte, se sensibilicen y conciencien sobre la problemática todavía existente en torno al rol de la mujer en el deporte, personas con discapacidad y los deportes minoritarios o de poca visibilidad.

 

Además, el 3 de abril se celebra también la IX Jornada Deportiva Solidaria-Patrón de CAFyD-San Juan Pablo II donde se realizan diferentes competiciones deportivas con el fin de recaudar dinero para el proyecto de Runners For Ethiopiacon el cual la Universidad Francisco de Vitoria colabora activamente y que tiene como objetivos, formar a entrenadores, atletas y fisioterapeutas etíopes, tratar a atletas lesionados y donar material deportivo.

 

IMG_5260

 

Además, este año contamos con la presencia de Teresa Perales, quien inaugurará la semana el lunes 1 de abril a las 10:30h en la Sala de Grados.

 

Todo esto se hará a través de los más de 20 talleres teórico-prácticos organizados entre el 1 y el 5 abril, entre los que destacan:

 

  • Lunes 1 de abril, a las 10.30h en la Pecera del Edificio E. Inauguración de la IV Semana del Deporte para al Cambio a cargo de Teresa Perales, campeona de natación paralímpica. Posteriormente también participará en la mesa ‘Deporte, mujer y valores’ con Eli Pinedo, jugadora española de balonmano y Enhamed Enhamed, nadador ciego. A las 12.30h una conferencia sobre actividad física como salud para todos y a las 16.30h una charla impartida por el profesor Pablo Cava Harinero, en la que contará su testimonio sobre la importancia de encontrar el para qué de su vida y que tiene que ver con compartir lo aprendido a partir de lo vivido con el fin de ayudar a quienes puedan encontrarse en una situación similar.

 

  • Martes 2 de abril, a las 8.30h comenzará con una mesa sobre badminton y baloncesto inclusivo y seguirá a las 10.30 una charla con Miriam Gutiérrez, ‘la reina’ sobre boxeo. Seguirá una mesa sobre las realidades del fútbol a las 12h, y a las 12.30h se han organizado diferentes talleres sobre fitness inclusivo para personas con discapacidad, otro sobre montañismo adaptado y una charla sobre judo para ciegos.

 

  • Miércoles 3 de abril se celebra la IX Jornada Deportiva Solidaria.

 

  • Jueves 4 de abril, comenzará la mañana a las 8h con una charla sobre formación integral y práctica en educación física y otra a las 11h sobre redes sociales, divulgación y marca personal a cargo de Powerexplosive. Comenzará la tarde con una charla sobre deporte como cambio de vida con Jesús Rivilla, preparador físico de la Selección Española Balonmano y un taller sobre natación inclusiva y otro sobre submarinismo inclusivo.

 

  • Viernes 5 de abril, a las 8h se impartirá una conferencia sobre ejercicio durante la diálisis y un taller sobre expresión dramática corporal. A las 10h David Rodrígues impartirá una charla sobre educación inclusiva y se realizarán dos talleres uno de pádel adaptado con ASPADO y otro de fútbol para ciegos.

Programa Completo:

https://www.ufv.es/wp-content/uploads/2018/01/Semana-Deporte-para-el-Cambio-1_compressed.pdf

Un fuerte abrazo, os esperamos esta semana en la Universidad Francisco de Vitoria.

El cambio de perspectiva

Es sorprendente cuánto puede llegar a cambiar nuestra mirada, conforme pasa el tiempo, transcurren los años, y las vivencias pasan por nuestra piel. O puede que no, puede que todo pase delante de nuestros ojos, nada nos afecte, y por tanto no se produzca cambio alguno. Por ese mismo motivo se me planteaba esta cuestión: ¿Cómo y por qué cambiamos?

Hay una frase que últimamente resuena muchísimo en mi cabeza, en mi corazón, y que se le ha dicho en numerosas ocasiones a una persona muy especial para mí, consistente en lo siguiente: “La calidad de nuestras relaciones está relacionada, de manera directa, con la calidad de nuestras conversaciones.” Porque las conversaciones parten de personas, de encuentros, y los encuentros se dan porque existe una voluntad de al menos dos personas por encontrarse, verse, conocerse, o seguir conociéndose. Y a su vez la voluntad  parte de nosotros, de nuestro interior, de nuestro ser.

Dicho esto se debe ser consciente de que para que una conversación afecte, para que una pregunta cale hondo en nuestro corazón, o un consejo, el mensaje de una mirada diferente nuestra, debe haber una predisposición al menos a escuchar de manera verdadera, que no es lo mismo que oír. No, me refiero a escuchar. Porque escuchar, más allá de la capacidad auditiva, es desprenderse de uno mismo para centrar tu atención en la otra persona, en toda su persona, en lo que dice y cómo nos lo dice. Porque el cómo importa, y mucho. Porque la magia está en el cómo dices lo que sientes.

Querer crecer al mismo tiempo es reflexionar sobre lo que esas conversaciones te aportan, al mismo tiempo que implica un análisis de tu discurso, de tu argumento, durante esas conversaciones para también darte cuenta de cuánto aportas tú a la otra persona, porque una conversación siempre es bidireccional, sino pasa a ser un monólogo que termina teniendo un final irremediable más pronto que tarde. Para que me aporten, debo aportar. Para que me sumen, yo también tengo que aprender a sumar. Porque en el momento que quiero sumar, cambio mi postura y estoy reconociendo que mi versión siempre se puede mejorar, porque solo suma quien aprende, y solo aprende quien reconoce que cada día puede estar lleno de aprendizajes.

Y esos aprendizajes, que suelen conducir a transformaciones personales auténticas y verdaderas, no vienen solamente porque seamos muy buenos, porque estudiemos mucho, leamos siendo perfectos autodidactas. Eso puede valer, pero no es suficiente. Ese aprendizaje, ese contenido cultural, esa experiencia de vida, si no tiene misión, si no va acompañado de un “para qué”, pierde todo su sentido. Además de ello, los mejores aprendizajes (hablando por mi experiencia), uno se va dando cuenta de que proceden de personas maravillosas, que basándose en la pregunta como eje principal de las conversaciones, acompañándola de una mirada que te penetra hasta lo más profundo de tu corazón, logra al menos cambiar tu postura, y acceder a contemplar el tema a tratar desde otra perspectiva, con otro color, con otra mirada.

Tu mirada cambia porque logras que cambie tu corazón, y cuando eso se produce, contemplas la realidad de una manera totalmente diferente. Esto lleva a pensar que esa persona maravillosa que tocó la tecla correcta, en el momento adecuado, y de la manera idónea, te quiere mucho. No te quiere porque te dé la razón en todo; todo lo contrario, te quiere porque te comprende, te entiende, te respeta, pero te invita siempre a mejorar porque cree en ti, porque su confianza en tu persona es ilimitada. Por eso te hace cuestionar, dudar, reflexionar; no con la intención de que te sepas peor que ayer; sino con la firme intención de que contemples una determinada parte de tu vida de una manera que, hasta hace muy poco, ni te planteabas.

Nuestro corazón se hace grande en la medida en que lo inyectamos de conversaciones poderosas, con personas increíbles que nos quieren de verdad, que confían y por ese mismo motivo quieren que no seamos tan rígidos.  Si algo llevo aprendido de un tiempo a esta parte, es que una persona puede llenarte de la manera que menos esperabas, llegando a contemplar tu vida de una manera que no imaginabas que fuera posible. Pero para llegar a ese punto, hay que mover tu voluntad. Hay que acceder a desprenderse de uno mismo, saber qué tipo de personas quieres en tu vida, porque en función de las conversaciones que mantienes con tus amistades, con tu pareja, con tus compañeros de trabajo, tu vida se enriquece o se empobrece por momentos.

La importancia de la mirada, la calidad de nuestro corazón, nos lleva a poder contemplar cada encuentro con esas personas, con nuestros compañeros de trabajo, con nuestros estudiantes (en el caso de ser profesores), como un magnífico instante de oportunidades. De oportunidad para ti por poder aprender de ellos, y de oportunidad para generar esa confianza que tanto necesitamos todos para sacar lo mejor, para seguir con paso firme subiendo nuestro particular Everest, pero siempre recordando que en equipo los objetivos saben mucho mejor, que la vida compartida sabe triplemente mejor, y que es absurdo aprender, leer, incrementar tu conocimiento en definitiva, si no es para otra misión que dejar ese legado en las personas con quienes convives día tras día.

Por tanto, cuidemos nuestras conversaciones, cambiemos nuestra postura, nuestra predisposición en ellas, y estaremos cuidando nuestras relaciones. Hagamos brillar esas personas de la misma manera que lo hace el artesano, y estaremos viviendo cada día con una mirada limpia, profunda, sincera; y un corazón que es capaz de regalar momentos sencillos, pero sumamente extraordinarios. Abrazos que van de corazón a corazón; un “gracias” o un “te quiero” con una mirada que penetra hasta lo más profundo de la persona, son los gestos más sencillos, pero de un valor incalculable.

Que tengan una muy buena semana, y si pueden, vean la ponencia de comparto justo a continuación. Un fuerte abrazo, y sigan sacando su mejor versión cada día.

“Es necesario perdonar para poder avanzar. Tener humildad para reconocer que estamos equivocados.”
“Lo más importante para mí es descubrir cómo es cada individuo. No conoces a estos chicos antes de venir y tienes que descubrir con qué tipo de personalidad tratas. Quién es callado, quién es extrovertido, quién es el más inteligente, quién entiende de qué hablas más rápido…Aprendes a entender a la gente y formas opiniones sobre sobre quién encajaría en qué situación. Para mí, eso es lo más divertido, la parte psicológica. Todo el mundo conoce el talento de los jugadores, pero para mí, lo más importante es conocer quiénes son.” (Gregg Popovich)
“-¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
-Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar. 
-No me importa mucho el sitio. 
-Entonces, tampoco importa mucho el camino.” (Lewis Carroll, Alicia en el país de las Maravillas)
“Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.” (Jorge Luis Borges)

IMG_4931

 

Influir es iluminar el camino

El que influye en ti te ilumina el camino y te ilumina a ti.”

Hace una semana, en una de las clases con mis alumnos de 1º de TAFAD, de manera imprevista y como consecuencia del tema que se estaba tratando en clase, se me venía a la mente la que es sin duda mi idea de tesis: la influencia del profesor en la voluntad del alumno. Es una conversación que he tenido en numerosas ocasiones con una persona muy importante en mi crecimiento personal, y que esa mañana según los alumnos iban expresando sus ideas me venía a la mente cada conversación mantenida con él.

Me pareció que es de esos momentos espectaculares que puede vivir un profesor, cuando percibe las opiniones de sus alumnos, sus reflexiones, de manera sincera, honesta , y se genera un clima de confianza que nos suma a todos los que estamos presentes en ese aula por cada aportación, por cada idea, que me parece tan bueno que merecía un post, por ellos, tanto por mis alumnos de 1º como los de 2º de TAFAD, por lo que me hacen reflexionar y mejorar cada día.

IMG_4727

Partiendo de la premisa de que era en la asignatura de Metodología, estábamos hablando  de cómo entendemos que debía ser un profesor, en cuanto al cuidado de los detalles, de la manera en la que transmite, el modo en que mira, lo que dice y cómo lo dice. De manera inesperada, ellos empezaron a opinar, a reflexionar sobre ello, sobre lo que consideran muy importante, diría hasta clave, para que ellos estén motivados en clase. Hasta que llegamos a un punto que me pareció verdaderamente interesante: Cuánto y cómo cambia la percepción en el alumno, en base al respeto que tiene por el profesor que tiene delante, entre hacer un trabajo o estudiar por obligación centrado en la nota, y hacer un trabajo disfrutando de lo que hace enfocado en el momento, en lugar de en el resultado final.

Fue precisamente ahí cuando me acordé de esa persona tan especial, y de nuestras conversaciones, llegando al siguiente pensamiento: Qué importante es nuestro comportamiento diario, nuestra motivación, la manera en la que entramos en clase, cómo les saludamos, cómo nos presentamos el primer día, y de qué manera somos capaces de mantener esa actitud todos los días. Está claro que no estoy diciendo nada nuevo, pero sí da que pensar que ellos mismos te lo digan así, y que reconozcan que tu conducta de algún modo ejerce tal influencia en ellos, que cambia su perspectiva, su visión, su foco, y hasta su manera de vivir/sentir tus clases.

Y esto me lleva a otra reflexión. Qué importante es para el profesor desprenderse de sí mismo, para ser capaz de percibir de manera viva, sentida, la transformación que tiene lugar en sus alumnos en aspectos que van más allá de lo académico. La timidez de unos, la falta de confianza en otros, ver cómo todo eso producto de la sinergia entre ellos, de la comunicación a través del contexto idóneo, es capaz de ayudar a crecer a un grupo de individuos como grupo. El liderazgo que ejercen unos sobre otros, la importancia de saber mirar a cada alumno de la manera necesaria para generar confianza, cuidar tu comunicación verbal y no verbal para transmitir pasión en cada conocimiento, en cada información, que compartes con ellos.

Ha habido una frase de la conversación de esta mañana que me ha encantado, y decía así: “Ayudar a encontrar su verdad.” Con el corazón creo que es justo para lo que estamos los profesores, para ayudar a cada alumno a encontrar su verdad. Ese es probablemente uno de los rasgos más importantes de la influencia que puede ejercer el profesor, mediante su liderazgo invisible, en sus alumnos. Ser ese guía, ese acompañar al lado de cada alumno en su camino, sin imponer, sin forzar rutas, sino más bien caminar a su lado. Porque caminar a su lado es entender su ritmo, es entender sus tropiezos, sus dificultades, sus miedos, sus alegrías, sus libertades, sus pausas, sus distintas velocidades. Acompañar es hacer sentir a esa persona que no está solo, pero que es dueño de sus decisiones, y que son esas decisiones las que paso a paso construyen su camino.

Siempre he sido de los que afirmaba que un profesor es algo más que un mero transmisor de conocimientos, pero este curso me está reafirmando en esa posición, en que enseñar va mucho más allá de la mera transmisión de conocimientos, y al mismo tiempo son mis alumnos quienes me están reforzando la idea de que en una sociedad como en la que hoy vivimos, donde sobra información y contenidos, probablemente más importante que nunca sea mediante nuestra influencia, ayudarles a encontrar su verdad, su para qué. Esa verdad, ese para qué, que les haga brillar los ojos cada día con ilusión para que jamás dejen de crecer.

Cuando en días como ayer, tras finalizar el examen teórico de fútbol de la 2ª evaluación, se despiden de ti con un abrazo sentido y verdadero porque es la última vez que los ves hasta la graduación, uno solo puedo sentirse agradecido por poder vivir de verdad qué es ser profesor, haber visto su crecimiento (en este caso en apenas dos meses), y  sentir en tu corazón que realmente estás ejerciendo la profesión que te apasiona, que te encuentras en el lugar que siempre quisiste estar.

Gracias por cada clase, por cada semana, y por las reflexiones que me llevo para casa cada día que estoy con vosotros. Seguid creciendo.

Un fuerte abrazo, que tengan una muy buena semana, y no se conformen nunca con menos de lo que merecen.

IMG_4909

 

 

 

 

¿Aprender ganando o ganar aprendiendo?

Esta misma cuestión me la planteó mi amigo Alex hace unas semanas, y ayer que nos volvimos a juntar con su chica y mi buen amigo David, otra vez salió la cuestión a escena. Además, volviéndome a repetir la misma frase: “Cava, esto da para un post.” Pues sí, tienes toda la razón, y hoy es el día en el que convierto esa pregunta, cuestión, traducida en post.

Enfocándonos en la pregunta, la primera conclusión a la que llegamos es que no significan lo mismo ambos escenarios. El primero parte de la premisa de que solamente aprendo si gano, y con ello descarto cualquier posibilidad de aprendizaje en la derrota. Por el contrario, si atendemos a la segunda parte puede ser engañoso porque el primer verbo que aparece es “ganar”. Si tengo que quedarme con una de las dos (y sé que Alex cuando lea este post, estará esperando que me “moje” al respecto), decido quedarme con la segunda parte: Ganar aprendiendo. ¿Por qué?

En primer lugar, porque al verbo ganar le va implícita una manera muy concreta, que es “aprendiendo”. Además, me recuerda a lo que decía Álvaro Merino acerca de la victoria y la derrota, consistente en que parece que de la victoria uno no puede aprender, cuando en realidad la victoria en sí es una palanca tan potente como el aprendizaje, o incluso mayor, que la derrota. Continuando con la explicación, si va implícito aprender, es que estamos en el camino correcto hacia la victoria, puesto que damos importancia al proceso, al crecimiento diario, a la atención a los detalles, para acercarnos lo máximo posible al objetivo: Ganar. Porque no nos engañemos, jugamos para ganar, y creo que no es pecado decir esto, más bien es ser honestos con uno mismo.

Dicho esto, ¿cómo se desarrolla ese aprendizaje en ese contexto marcándonos el objetivo de ganar? Según Daniel Pink, “existen tres factores que generan motivación en un ser humano: maestría, autonomía, y propósito. El propósito crea una conexión emocional compartida en un grupo de personas. La autonomía se produce cuando esos miembros tienen control sobre su destino. Y la maestría se vincula a esta pregunta: ¿Cómo hacen los líderes para crear un entorno que brinde oportunidad para el crecimiento personal y el desarrollo profesional?”. Y aquí aparece una palabra clave: entorno.

El entorno tiene mucho que ver con la estructura de la organización, y aquí Alfred Chandler (ganador Premio Pulitzer) escribió al respecto que “la estructura sigue a la estrategia”. Por tanto, una estructura incorrecta producirá, en los hechos, una estructura incorrecta. En el caso concreto de los AllBlacks, el diseño de la estructura de su sistema de aprendizaje está comprendido por múltiples niveles de organización. Graham Henry señala que “durante años, la visión inspiradora fue la Copa del Mundo, pero lo pusimos en claro dos años antes. Varias competencias oficiaron de peldaños para ganar y mejorar. Hubo una estructura continua de mejora del equipo, así como hubo una estructura continua de mejora individual.” 

Por tanto, es clave crear un entorno de aprendizaje que haga crecer a los jugadores, a los profesionales, a cada instante, cada día, y cada semana. El aprendizaje, en un entorno desafiante, genera crecimiento, genera aciertos y también errores, propicia la comprensión, la escucha, el análisis, en las dos direcciones: tanto para quien guía esa enseñanza como para quien recibe ese aprendizaje. Por tanto, a mayor calidad en el mensaje, mejor asimilación del contenido, y en consecuencia, más probabilidades de ganar, de conseguir los objetivos marcados.

Si nos centramos en la unidad más pequeña, en la estructura más concreta como puede ser cada jugador, cada trabajador, aparece el concepto tan importante de ganancias marginales que fue clave tanto para el equipo de rugby de Inglaterra, como para el equipo de ciclismo británico. ¿En qué consiste este concepto? Básicamente, en palabras de Woodward, “que el éxito se puede atribuir a cómo un equipo trabaja junto bajo presión, cómo comprendían la importancia del trabajo en equipo y la lealtad, y cuánto estaban dispuestos a hacer cien cosas solo por un 1% mejor.”

En concreto, en el caso del equipo de ciclismo olímpico británico, esos detalles fueron:

  • Cascos aerodinámicos a medida.
  • Calzas, usadas para mantener calientes los músculos entre carreras.
  • Indumentaria resistente a la transpiración.
  • Alcohol rociado en las ruedas para acentuar la tracción en la largada.
  • Almohadas hipoalergénicas para evitar resfríos.

Como muy bien afirma Graham Henry, “hablamos de un entorno de aprendizaje, y de que cada uno mejore y cada uno crezca cada día. Así, si cada jugador mejora un mínimo de 5%, 10%, 15%, el equipo va a mejorar. Si sumamos estos porcentajes colectivos, tendremos algo especial.” 

Por tanto, como conclusión personal con todo lo leído hasta el momento en libros, artículos, sumado a mi experiencia como profesor, entrenador, creo que cuanto mayor es la calidad del aprendizaje que transmitimos a nuestros jugadores, trabajadores, alumnos, mejor es su crecimiento, y por tanto, las probabilidades de ganar aumentan. Pero enseñar no es la mera transmisión de conocimientos. Enseñar es ser capaz, además de compartir contenidos, transmitirlos con verdadera pasión haciendo sentir que verdaderamente crees en ello, que crees en el proceso, que crees en el camino que se está recorriendo, y lo más importante, que crees en ellos.

Enseñar, transmitir, diseñar entornos de aprendizaje, todas estas acciones tienen bajo mi punto de vista dos factores esenciales que van estrechamente unidos: el liderazgo invisible del docente, entrenador, o directivo; y nuestra mirada depositada en ellos. Una mirada que genere confianza para volver a creer en sus posibilidades, una mirada que verdaderamente mientras les hablas les digas que adelante, que hay que ser valientes, que hay que intentarlo si realmente lo queremos y lo deseamos, porque nadie ha conseguido nada a base de miedo. Los objetivos, los partidos, las ventas, se obtienen a base de confianza y credibilidad, valentía y emoción, constancia y solidaridad.

Confianza en todos y cada uno de los componentes, haciéndoles sentir ese grado de credibilidad. Valentía recordándoles que si el proceso está bien diseñado, los pasos en el orden correcto, y los peldaños se suben de uno en uno, los objetivos siempre llegan pero que esto se debe acompañar de emoción. Emoción que uno siente por ver cómo cambia cada día, y cómo te vas transformando en la persona que querías ser, al mismo tiempo que acompañas a quienes están a tu alrededor en esa transformación. Constancia para saber, como dice el lema que tengo en mi pantalla del móvil: Si te rindes hoy, de nada sirvió el esfuerzo que hiciste ayer. Sé imparable. Y solidaridad, para recordar cada día de tu vida, que sin el resto no somos nadie, que todos necesitamos de todos.

Que tengan una muy buena semana, un fuerte abrazo, y sigan creciendo lo máximo posible.

“No son las montañas que tienes por delante las que te fatigan, sino la piedra en tu zapato.” (Muhammad Ali)
“Levántense cada día y sean lo mejor que puedan ser. Sean los mejores del mundo…entreguen todo lo que tengan por cada segundo de cada minuto de los siete partidos que van a jugar. No pueden más-ni menos-que eso. Muchachos, nunca dejen que la música se apague en ustedes.” (Jock Hobbs)
“Cuando el entorno está dedicado al aprendizaje, el resultado llega solo. Los líderes son maestros, nuestra tarea es guiar a las personas a través de la incertidumbre y la confusión hacia el autoconocimiento y el dominio de sí.” (Bill Walsh)
“Lo que dejas atrás no es aquello que queda grabado en los monumentos de piedra, sino lo que queda grabado en las vidas de otros.” (Pericles)

un domingo cualquiera