Perder con las pistolas en alto.

”Él me mira. Y entonces empieza a gritarme. Él, que nunca le levanta la voz a nadie, ya no puede más. 

¿Y qué quieres que diga, Andre? ¿Qué es lo que quieres que te diga? Me sueltas que es demasiado bueno. ¿ Y eso tú cómo vas a saberlo¿¡Si no puedes ni juzgar cómo está jugando! Estás demasiado confuso ahí fuera; el pánico te ciega. Me sorprende que ni siquiera lo veas. ¿Demasiado bueno? Eres tú el que haces que parezca bueno. 

Pero…

Tú empieza por soltarte. Si vas a perder, al menos pierde según tus propios términos. Dale a la bola, joder. 

Pero…

Y si no sabes dónde colocarla, te regalo una idea: envíasela al mismo sitio al que te la envía él. Si él te envía un revés cruzado, tú vas y le devuelves un revés cruzado. Pero que el tuyo sea un poquito mejor. No hace falta que seas el mejor jugador del mundo, joder. ¿Te acuerdas? Basta con que seas mejor que un solo tío. Y él no tiene ni un tiro que tú no tengas. A la mierda su saque. Su saque quedará en nada cuando tú empieces a dispararle tus tiros. Tú dale. Dale, joder. Si hoy vas a perder, no pasa nada, podré asumirlo, pero perdamos a nuestra manera. En los últimos trece días te he visto colocar la pelota en la misma línea. Te he visto clavarla bajo una gran presión. Te he visto dejar a esos tíos sin piernas. Así que, por favor, deja de sentir lástima de ti mismo, deja de decirme que es demasiado bueno, y por el amor de Dios, deja de intentar ser perfecto. Tú sólo ve la pelota y dale a la pelota. ¿Me oyes Andre? Mira la pelota. Dale a la pelota. Haz que ese tío tenga que vérselas contigo. Que note que estás ahí. No te mueves. No le das. A lo mejor a ti te parece que lo estás haciendo, pero, hazme caso, sólo estás ahí plantado. Si vas a perder, está bien, pierde, pero pierde con las pistolas en alto. Siempre, siempre, siempre, pierde con las pistolas en alto, y dis-pa-ran-do.

Hoy concluían los play-offs de Segunda División con la disputa de una plaza en 1ª División en juego, y viendo cómo han transcurrido me ha venido a la mente este interesante fragmento extraído de la biografía de Andre Agassi, Open. Porque, quizás me equivoque, pero ha ganado quien nunca reculó, quienes nunca dieron un paso atrás, y apostaron firmemente por una manera de jugar, un estilo a veces quizás hasta arriesgado, pero lo que nunca hicieron fue dudar de sí mismos y sus posibilidades.

UD Las Palmas - Real Zaragoza (5-3), enero 2015

Si hacemos memoria, recordamos que el Girona ganó 0-3 a domicilio, y después perdía en su casa 1-4 contra el Zaragoza, en un partido en el cual posteriormente no se paró de repetir las palabras fe, confianza, en definitiva creer firmemente que puedes ganar a tu rival jugando a tu manera, sin hacer cosas extrañas en las cuales ya no confías tanto, quizás por respeto a rival, por el miedo a fallar y perder el partido.

Y sin embargo, teniendo todo esto tan claro, cual es la sorpresa de muchos cuando tras ganar 3-1 en casa, pierden 2-0 contra la UD Las Palmas a domicilio. Sorprendente, pero cierto. Y más relevante que la derrota, es cómo se llega a este punto, y es que hoy el Real Zaragoza perdió la posesión del balón, recibió 12 tiros a puerta, 13 saques de esquina, su portero tuvo que intervenir con extraordinarias paradas, y por contra, sólo fue capaz de realizar 4 disparos a portería. Por tanto, es claro que hubo un paso atrás por parte del conjunto maño, algo que no había sucedido en los encuentros anteriores de play-offs.

IMG_6205

Más allá de los motivos, la lección que nos enseña estos play-offs de ascenso a 1ª Divisón es que en fútbol, como en la vida, no está permitido dar pasos atrás, dudar de tus posibilidades, de tus recursos, de todo aquello que te ha llevado a disfrutar el momento que estás viviendo ahora mismo. Se trata de convicción, de fidelidad, de valentía, de asumir riesgos, de visualizar el momento, de fortaleza mental, y decirte que no, que si hay que morir se va a morir de pie, pero a nuestra manera, como lo venimos haciendo durante toda la temporada.

Y además, con esta victoria y ascenso merecidos de la UD Las Palmas, se cumplen otras dos premisas. La primera de ellas, que el fútbol siempre te da una segunda oportunidad para conseguir aquello que tanto deseabas, y no tienes por qué pensar en mala suerte, robos, o la razón que sea; piensa mejor que, quizás, es que no tocaba, no era tu momento, y no estabas preparado para ello. Y la segunda premisa, que cuando uno no gana, aprende, que es más importante aprender que saber.

IMG_6203

De modo que recuerda siempre: Si vas a perder, que sea con las pistolas en alto, recordando que el fútbol siempre da segundas oportunidades por lo que siempre hay que pelear, siempre hay pelea; que si no ganas, aprendes. Y siempre, siempre, siempre, dispara, muere dis-pa-ran-do.

Que tengáis una muy buena semana, un fuerte abrazo.

article3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s