Diamantes tomando forma

Cuando va terminando el año me gusta reflexionar, pensar, lo que me he llevado a modo de aprendizaje, porque creo firmemente de hecho que aprendemos (o deberíamos) día tras día, es la única forma de crecer. Y he llegado a la conclusión de cuán importante es la persona, su esencia, su carisma, su liderazgo, a todos los niveles.

Sir Alex Ferguson decía que ”el liderazgo es un equilibrio entre escuchar, aprender, y liderar”. No puede ser más acertado. Es imprescindible escuchar detenidamente, atender a las opiniones aunque luego tomemos decisiones, pero nunca creas que sabes ni controlas de todo porque también me viene a la mente esta sabia frase de Vincent van Gogh: ”Sigo muy lejos de ser lo que quiero ser…”  

Debemos no sólo tener la capacidad de aprender, sino también de desaprender. De hecho, existe un componente clave en los equipos de alto rendimiento llamado Learning agility, el cual consiste en la capacidad que tienen esos colectivos de estar constantemente aprendiendo y desaprendiendo, esa capacidad de desaprender por aspectos que en un momento determinado nos sirvieron y que ahora ya no nos sirven es un factor clave para conseguir resultados.

Y añadido a lo anterior, debemos querer liderar. Liderar va ligado a exigencia y excelencia. Debemos exigirnos como individuos y como equipo de trabajo, porque nuestra exigencia vincula en gran medida nuestra satisfacción como equipo al resultado obtenido. Pero no debemos olvidar nunca que esa exigencia debe estar absolutamente vinculada a la excelencia. ¿Cuál es la diferencia? La excelencia pone el foco en el proceso, los resultados son importantes pero el proceso también lo es. Aquello en lo que nos vamos transformando mientras perseguimos aquellos objetivos que nos hemos planteado es imprescindible atenderlo, porque es realmente lo que nos hace crecer.

La manera en que nos comportamos, nuestros gestos, el cómo hablamos, miramos, siendo congruentes, honestos, sinceros, auténticos, todo esto compone nuestra esencia como persona que es, al fin y al cabo, lo que deja huella en las personas con las que compartimos parte de nuestro tiempo. Más allá de nuestras titulaciones, lo que determina nuestro ser es la manera en que tratamos a los demás, y creanme, este cambio es urgente. Necesitamos más humanidad, más compromiso, empatía, para empezar a recuperar valores que como sociedad, como colectivo, se han perdido por completo.

Debemos dejar de mirarnos a nosotros, y mirar más hacia fuera, dejar de lado el egocentrismo, la rabia, la envidia, y cambiarlo por la comprensión, la escucha, y el disfrute de la compañía que tenemos al lado. Insisto, humanidad, corazón, y sonrisas. En este momento tan convulso que estamos viviendo le pido a la sociedad, a la clase política, que miren más por nosotros, por nuestro país, que por sus intereses, que miren hacia fuera, y observen las necesidades tan crudas que está padeciendo la gente.

Aparten los prejuicios e intereses propios que puedan tener, y pasen a gobernar pero de verdad, como en su día hizo Mandela, con el corazón, lidere y gobiernen con el corazón, porque creanme que hace mucha falta. Sean más sensibles, atiendan a las necesidades que urgen de ser atendidas, y dejen de lado aspectos que sinceramente me parece lamentable que estén parándose, cuando hay millones de personas pasándolo realmente mal. Hagan política, pero de la de verdad.

Cada vez me parece más necesario y urgente el concepto de liderazgo, un liderazgo que nazca del corazón, de la intención de crecer nosotros primeros siendo autocríticos, reflexionando, humildes y sabiendo escuchar; a la vez que ayudamos  a crecer a las personas con quienes convivimos día tras día,  pero a la vez siendo atrevidos, tomando decisiones, con personalidad, porque todo se puede conseguir pero siendo consciente de que cuesta mucho esfuerzo, sacrificio, y trabajo. En la vida, como en el deporte, no existen los atajos. Como bien dice Jhon Maxwell, ”Quien tiene un sueño conoce a lo que tiene que renunciar con el propósito de avanzar.”

Para este 2015 te invito a que reflexiones, te analices, y descubrirás mucho más de lo que te imaginas porque… ¿realmente te conoces a ti mismo? . Y con el año 2016 que está a punto de entrar te deseo la mejor salud posible, y que cada día consigas mostrar tu mejor versión, disfrutando del camino, de los errores y aciertos, de los momentos sencillos, de las personas auténticas, de la vida, porque vivirla en plenitud es el mejor regalo que podemos tener.

Un fuerte abrazo, te deseo lo mejor, que tengas una muy buena semana, y un bestial 2016.

Quien elige el camino del corazón no se equivoca nunca.

-Popol Huh-

Adventure of a Lifetime

Como bien dice la canción:

Under this pressure, under this weight;

We are diamonds taking shape.

 

Sir Alex Ferguson: Secrets of Success BBC Documentary 2015

13553

 

 

 

 

Pasión ilimitada

De todos los elementos que componen a una persona sin lugar a dudas yo me quedo con la pasión. Amar lo que haces, cuidando todos los detalles, disfrutando al máximo de la tarea que desempeñas en cada momento es, probablemente, uno de los mayores placeres que puede experimentar el ser humano. Un placer que de hecho considero el motor básico de la vida.

En un mundo de pasarela en el que parece que hay que esconder cualquier tipo de sentimiento a mí me encantan esas personas que demuestran sus sentimientos, que se les ve apasionados, ilusionados con su vida, con lo que hacen en cada instante, con una sonrisa que ilumina el peor de los días de las personas que le rodean, con unos ojos brillantes que lanzan una energía positiva que te enchufa, que te reactiva, y te contagia, transformándote en tu mejor versión.

Para llegar a tu mejor versión es imprescindible no sólo tener pasión, sino contagiar de la misma a las personas que conviven contigo día a día. Porque te apasiona te preocupas, das sentido a tu vida y a la de otras personas que necesitan de esa pasión, de ese grado de optimismo, de enamorarse por su profesión, para disfrutar al máximo, sentirse importantes, conectar con ellas, empatizar, no es sólo limitarte a lo laboral sino más bien a lo personal, porque antes que trabajador de cualquier profesión, somos personas. Y las personas, con pasión, multiplicamos nuestro rendimiento.

Como bien dice Benjamín Zander, ” una de las características de un líder es que no duda por un momento de la capacidad de las personas que dirige”, cree en cualquier circunstancia, ante cualquier estímulo negativo que pueda venir de fuera. Fe ciega en su gente. De hecho, añade que hace un tiempo se dio cuenta que él, sin su orquesta, no sería nadie si no hubiese una sincronización perfecta entre todos los miembros de la misma, sin su calidad individual la cual se pone a disposición de todo el colectivo.

Bien podríamos decir que existe una grandísima similitud con el fútbol, y esto es una realidad. No somos nadie sin nuestros jugadores, el fútbol es de los futbolistas, y si tenemos realmente claro que cuanta mejor y mayor sinergia exista entre todos y cada uno de ellos, mejor será el rendimiento del equipo. Trabajamos apasionadamente en esta profesión con el objetivo de ayudarles a que ofrezcan su mejor versión, y en consecuencia, el equipo obtenga su rendimiento óptimo, pero son ellos quienes juegan, la única diferencia es si creen en ti o no; y ahí entra tu capacidad para transmitirles tu pasión por el juego, por este deporte y lo que implica. Enamorarles con una propuesta.

Y probablemente como mejor enamoras a alguien es demostrando tu pasión, una pasión que hace que los ojos de las personas que estén delante de ti brillen con una luz inmensa, cegadora en algunos casos, porque realmente les haces sentir, vibrar, emocionarse con un momento único, que está directamente relacionado con ser felices, disfrutar con lo que estás haciendo en ese momento. Bien podríamos definir éxito de la manera en que lo hace Benjamín Zande, afirmando que el éxito está relacionado de manera directamente proporcional con el número de ojos brillantes que tengo a mi alrededor.

O, como bien dice Pep Guardiola en su biografía, ”Los mejores años de mi vida los pasé en La Masía-recuerda Pep-. Una época llena de la ilusión más grande e innegociable que nunca he sentido. La ilusión de jugar en el primer equipo del Barça. La ansiedad de llegar a ser lo bastante bueno como para que Johan Cruyff se fijara en nosotros no se puede describir con palabras. Sin ese deseo, ninguno de nosotros seríamos quienes somos hoy… El triunfo es otra cosa. Yo me refiero a amar el fútbol y a sentirse querido.”

De modo que apasiona, enamora, haz que los ojos de las personas que te rodean brillen con más fuerza que nunca; y si no es así, pregúntate:

¿Quién estoy siendo, que los ojos de mi gente no están brillando?

boda susi

Ojos brillantes

Que tengan una muy buena semana, un fuerte abrazo y recordad, sin pasión no tenemos esencia, sin esencia no somos personas.

 

La simplicidad

Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que una de las grandes cualidades que debe tener un gran líder, un gestor de equipos de alto rendimiento, o quien lidere un equipo de trabajo en una empresa, debe ser la simplicidad. No la entiendan como algo banal, simplón, de quien desconoce o no sabe de nada, porque más bien va referido a lo contrario, me explico.

En una sociedad en la que se tiende a la parafernalia, a adornarlo todo con terminología muy concreta, muy específica, con la tendencia a olvidar o no acordarnos de la persona a la que estamos transmitiendo el mensaje que queremos, sin preguntarnos o preocuparnos si de verdad nos está comprendiendo, entendiendo, por no hablar de la duración de dichos mensajes, conversaciones, o charlas. Yo, sinceramente, respeto quien esté acostumbrado a hablar de esa manera, pero no creo en ello. ¿Por qué?

Porque quien habla de manera sencilla, simple, llega a todo el mundo mucho mejor y antes, facilita la comprensión de quien recibe el mensaje, convierte el proceso de comunicación emisor-receptor en algo completamente accesible. Y ahora bien, ¿creen que esto es sencillo? Nada más lejos de eso. Para llegar a este punto hace falta estar muy bien formado, poseer un vocabulario extremadamente rico, una capacidad de empatía bastante alta para saber cómo llegar de la manera en que tú quieres a la persona a la que te estás dirigiendo, tener una capacidad de síntesis extraordinaria en el caso de las charlas con los equipos, porque todos sabemos que a partir de determinada cantidad de tiempo la atención del receptor se disipa, se evapora, y ya no sirve de nada lo que estás contándole.

Conversar de manera sencilla, simple, requiere de un nivel de madurez elevado para hablar sin rodeos, de manera clara, directa, lo cual no implica ser grosero, hablar de manera vulgar y con ‘’tacos’’, pero sí de manera honesta, sincera, y a la cara, con personalidad, y siendo una persona íntegra, coherente, y consecuente con lo que dices. Además con todos estos componentes conseguimos ser eficientes, decir lo que queremos en el menor tiempo posible sin perder un ápice de calidad, porque no lo olvidéis, lo que importa es la calidad y no la cantidad, porque menos es más.

Recuerdo lo que me explicaba mi buen amigo Álvaro Merino: ‘’¿Qué caracteriza a un equipo que ha llegado a la última fase, la de performing? La sencillez. Cuando ves a alguien, o a un equipo, haciendo algo de manera muy sencilla aún sabiendo que es realmente complejo, es porque estás delante de alguien con un nivel de maestría enorme, que posee un nivel de madurez muy elevado, porque además están consiguiendo eficiencia en la tarea que están llevando a cabo, haciendo lo que quieren con el menor gasto de energía posible. Porque se hace énfasis en poner mucha calidad en su comportamiento de afecto, y mucha calidad en su comportamiento de tarea. Es poco, pero muy potente.’’

Y todo esto también me recuerda al grandísimo entrenador, Toni Nadal, quien también hace una apreciación muy interesante al respecto:

Lo importante al fin y al cabo es el estímulo personal, el impulso intrínseco, la inquietud. Es verdad que se puede alimentar por un buen formador o por un buen líder dentro de una empresa. Mi papel, en todo caso, ha sido éste. El de propiciar un despliegue de actitudes y características. El liderazgo tiene su aquel. Intentaré analizarlo un poco más adelante. Otra cosa es la parafernalia. Sólo consigo ver este estímulo tan milimétricamente diseñado como condimento, no como plato principal. Pienso que todas estas atenciones a detalles externos lo que hacer es permitirnos buscar excusas.

Yo, como entrenador, no logro llegar a teorías muy elaboradas porque se me antojan demasiado complicadas. Lo analizo todo de forma muy simple porque sólo así me siento capaz de encontrar las medidas necesarias para resolver el entuerto. Cuando mi sobrino no ha dado resultados positivos, mi tendencia ha sido buscar las causas en lo que podemos modificar con nuestro trabajo en la pista. Que el saque no ha funcionado-que es casi siempre- hay que mejorarlo en la pista de entrenamiento, que ha fallado el revés, hay que trabajar el revés. Es así de simple. Lo que he evitado es dar importancia a cosas que no dependen de nosotros. La lucha de Rafael ha estado siempre en la idea de superarse a sí mismo. Y todo el resto de valoraciones, ajenas a la pista de tenis, a mi modo de entender, lo hacen más vulnerable.

‘’El 90 por ciento del éxito se basa simplemente en insistir.’’

Woody Allen

Dicho esto, me gustaría invitarles a que visiten la página del nuevo proyecto en el que estoy trabajando, Azul sobre Blanco, centro neurálgico de un proyecto futbolístico destinado a la educación socio-deportiva de niños en todo el mundo, espero que sea de vuestro interés. Y por último, comparto el vídeo de FUTWALL, un nuevo concepto de deporte que en breves dará el pistoletazo de salida, una nueva manera bestial de jugar al fútbol:

Y no lo olvidéis, los actos más sencillos, lo más nobles.

sonny-bill-williams-tras-regalar-medalla-oro-charlie-lines-1446486511437

Que tengan una muy buena semana, un fuerte abrazo. Y nunca dejéis de sonreír, los días saben distintos cuando iluminas con tu sonrisa el camino de otros.

Tenemos talento

¿Qué es el talento? ¿En qué soy realmente bueno? Es importante que nos conozcamos a fondo, para saber en qué somos especialmente buenos. Tener talento en un aspecto concreto no es ser el mejor, sino más bien se refiere a hacer algo especialmente bien, de una manera diferente, y que aportas valor en los entornos en los que trabajas. Y este es uno de los motivos por los que estoy convencido de que, en el caso concreto del fútbol, todos tienen un talento, un valor diferencial individual, que puede sumar al valor colectivo del equipo, potenciándolo de manera increíble, ya que en unos su valor estará en un aspecto ofensivo, otros en el aspecto defensivo, mientras que otros jugadores quizás tengan su valor en una rápida y correcta toma de decisión en el centro del campo, a la hora de manejar la sala de máquinas de un equipo de fútbol. Todo suma. Es muy fácil trabajar con el jugador que a simple vista se ve que tiene mucho talento, pero el equipo lo componen 20-22 jugadores, y cuantos más talentos seamos capaces de descubrir y desarrollar, más potente será el equipo, esto es algo que nunca debemos olvidar.

Pero, ¿cómo descubrimos ese talento? Mediante una emoción, la sorpresa, el descubrimiento. Por eso es muy importante que nosotros, como entrenadores, desarrollemos, creemos, los contextos adecuados para que el jugador descubra por sí mismo lo que le sorprende, le asombra, para mediante nuestra observación detenida y minuciosa ir preparándole el camino para su crecimiento, poniendo el foco en aquellos aspectos en los que realmente puede aportar un valor diferencial al equipo. Debemos de acompañar al jugador en ese camino, no sólo logrando que conozca cuál es su talento, sino además poniéndole a prueba, forzándole constantemente a que salga de su zona de confort.

Una de las fórmulas más utilizadas para descubrir el talento en las personas con quienes trabajamos contiene como componentes principales la genética, el contexto, y el compromiso. Dicha fórmula, y esto ya es una opinión personal, la organizo de la siguiente manera: (genética+contexto)*compromiso. Hay una parte de genética que es innegable, es lo que viene en nuestro ADN, el regalo que nos dieron nuestros padres al nacer. Por otro lado, es clave encontrarse en el contexto adecuado donde poder desarrollar esa capacidad innata, mejorarla, rodeándote de otros talentos, aprendiendo de esas personas, porque el talento potencia al talento. Y por último, y bajo mi humilde punto de vista más importante si miramos el desarrollo del talento como una acción a desarrollar de la cual se obtienen los frutos a medio-largo plazo, el compromiso.

Porque normalmente el compromiso no viene de serie, es algo que se adquiere con entrenamiento, y va muy vinculado a la mente. Normalmente compruebo que todo el trabajo se centra en lo realizado en el campo, en el terreno de juego, y sin embargo, hay otra parte, que cae en el olvido cuando en realidad, es incluso más importante si cabe. Porque es su compromiso, su actitud hacia la resolución de problemas, de conflictos, ante los momentos de adversidad, donde tenemos esos momentos bajos de ánimos, cuando el jugador querría abandonar, dejarlo todo, e irse a casa; es eso mismo lo que también debemos entrenar. Entrenar la mente de nuestros jugadores, el control de las emociones, todo esto es también entrenamiento, y potencia un compromiso, una actitud que a la larga va a ser lo que lleve a su talento hasta límites insospechados.

Hay un párrafo de Toni Nadal que merece ser compartido en este post: Lo que yo he intentado ha sido contribuir a su aprendizaje y hacerlo en unos cuantos aspectos que me parecen importantes. He intentado que aprendiera a jugar al tenis, por supuesto. He intentado que se adaptara a su juego cambiante, a las circunstancias cambiantes, también. He intentado que su formación técnica fuera acompañada de la que me parece más determinante: la formación del carácter. Una correcta formación del carácter, junto con una correcta formación emocional, si es que no es lo mismo, es lo que me excluye de ser el encargado de motivar a mi sobrino, y sí de otorgarle las herramientas que con más fiabilidad lo llevan a uno a la victoria. 

Para Toni Nadal, el talento es la capacidad para desarrollar un aprendizaje. Cuanta más capacidad tiene uno de aprender una disciplina, más talento tiene. El que tiene talento encuentra el camino que lo conduce a sus objetivos. El que tiene talento es el que se da más oportunidades. El que tiene talento es, sobre todo y lo repito, el que tiene más capacidad para aprender y tiene su propio límite alejado. El talento sí que te lleva a lograr los objetivos si éstos se persiguen y se hace lo necesario y correcto para lograrlos. 

Por ello, si tenemos jugadores o personas con talentos, diseñamos los contextos adecuados para su crecimiento y aprendizaje, y les entrenamos su carácter, su fortaleza mental, para que su compromiso sea de una solidez desmesurada, sólo nos queda darles plena confianza y tener paciencia mientras recorren su camino de desarrollo del talento, unos caminos que desembocan a un colectivo, el equipo, el principal beneficiado de un método que no sólo atiende a lo meramente futbolístico, sino también a la persona. Porque insisto, antes que entrenadores o jugadores, somos personas.

”Yo creo que la verdad es perfecta para las matemáticas, la química, la filosofía, pero no para la vida. En la vida, la ilusión, la imaginación, el deseo, la esperanza cuentan más.”

Ernesto Sabato

Que tengan una muy buena semana, y no lo olviden, lo mejor de todo lo bueno que ha ocurrido es que puede volver a ocurrir. Un fuerte abrazo

rafael-nadal

Demostración de resiliencia

”Cada vez que nos juntamos, recuerdo una pregunta que solía hacer a los jugadores que podían en mis equipos: ¿En qué otras cosas participas aparte del baloncesto?. Desde muy jóvenes la mayoría de los jugadores centran sus esfuerzos en una sola cosa: baloncesto. Son unidimensionales. Pau no. Pau es un hombre del Renacimiento. 

No solo es un ganador y tiene una carrera llena de logros deportivos que disfrutar, sino que también tiene la capacidad de llegar a la gente de forma intelectual. Siempre ha leído los libros que le he dado, y luego los hemos comentado. Cuando puedes conectar con alguien a ese nivel, te sientes en sintonía con esa persona.

Pero por encima de cualquier cosa, siempre me llamó la atención esa gracilidad en el carácter de Pau. Es una persona elegante a quien le gusta dar. Alguien que siempre en devolver generosamente lo que ha recibido. Es fiel a sus valores, una persona consecuente con sus convicciones. Alguien lleno de buena voluntad.

Es gratificante saber que, finalmente, el mundo va a poder ver y entender lo que yo he disfrutado. Y eso es Pau Gasol en toda su dimensión.”

Estas líneas son escritas por ni más ni menos que Phil Jackson, en el prólogo de la autobiografía de Pau Gasol, ”Vida”. Y las pongo porque porque, creo, resumen a la perfección no sólo la persona de Pau sino también en consecuencia lo que ha sido la Selección Española de baloncesto durante este Eurobasket 2015. Porque Pau Gasol tiene un liderazgo tan poderoso, que es capaz de influir de manera asombrosa en todos y cada uno de sus compañeros, ayudándoles a sacar la mejor versión de ellos mismos, ayudarles a llegar hasta un rendimiento extraordinario, impensable, sobreponiéndose a factores muy adversos como dolores, lesiones,…o lo que es lo mismo, un concepto tan importante como es el de resiliencia.

El concepto de resiliencia se define como la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión. Es el convencimiento que tiene un individuo o equipo en superar obstáculos de manera exitosa sin pensar en la derrota a pesar de que los resultados estén en contra, al final surge un comportamiento ejemplar a destacar en situaciones de incertidumbre con resultados altamente positivos.

Y no sólo eso, sino que además, los deportistas que responden exitosamente a la adversidad deportiva obtienen una serie de beneficios que les permitirán responder a las adversidades a las que tengan que hacer frente en el futuro (Galli y Vealey, 2008):

  • Aprendizaje: Muchos deportistas afirman que han aprendido valores muy importantes para el resto de su vida como fruto de sus experiencias en la lucha contra la adversidad en el deporte.
  • Perspectiva: Esa lucha contra la adversidad, en ocasiones, es causa de que los sujetos amplíen su visión del deporte o de la vida en general.
  • Darse cuenta de la importancia del apoyo social: Las adversidades a las que tienen que hacer frente los deportistas hacen que vean la importancia real que tiene el apoyo externo para la superación o no de ese problema contra el que tienen que luchar.
  • Fortalecimiento/mejora: Los atletas tienen consciencia de que consiguen ser mejores tras oponerse a una adversidad.
  • Motivación para ayudar a otros: Conseguir sobreponerse a una adversidad les hace creer a algunos deportistas que son capaces, con su ejemplo y personalidad, de ayudar a otras personas que pasen por dificultades similares a las que tuvieron que pasar ellos.

Tenemos la fortuna de verles competir a un nivel simplemente espectacular, a la vez que nos dan auténticas lecciones de superación que bien podríamos utilizar para llevar a nuestra vida diaria, cotidiana. Deportistas como Pau Gasol, Rafael Nadal, Iván Gómez Noya,…nos demuestran, día tras día, que no solo es necesario tener talento sino también mucho corazón. Corazón para superar un dolor que muchas veces supera lo racional, y seguir compitiendo a un nivel excepcional, recordándonos que nuestra fortaleza mental y capacidad para mantenernos al margen de todo obstáculo adverso se puede entrenar, de hecho se debe, porque nos ayudará a ver todo de una manera distinta, más positiva, y más optimista, ayudándonos a sacar nuestra mejor versión personal y profesional cada día de nuestra vida.

No me quiero olvidar de un miembro de ese equipo que, tras finalizar la final, me emocionó mucho con sus palabras, y que le dio un valor más especial aún a este oro conseguido si cabe. El término de resiliencia se vio ejemplificado en la persona de Rudy Fernández. Gracias por la lección de humanidad que nos regaláis cada vez que salís a competir, y enhorabuena, enhorabuena por todo, porque sin haber salido a competir ya sois campeones por todo lo que representáis.

http://www.cuatro.com/eurobasket/eurobasket-2015/partidos/fase-final/espana-lituania/Rudy-Fernandez-emociona-sufrido-orgulloso_2_2054880119.html

Que tengáis una muy buena semana, un fuerte abrazo.

Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez.

Gabriel García Márquez

España-gana-el-Eurobasket-2015-655x500

rafa-nadal--644x362

1442759817_263201_1442769779_noticia_normal

Education in danger

Hay una idea clara: la enseñanza de dos idiomas, el control con maestría de dos lenguas supone una riqueza extraordinaria para los alumnos. Ahora bien, la manera de llevarlo cabo, cómo se ha implantado en España, llevando el nivel de educación y enseñanza hasta niveles pésimos durante estos años desde que se implantase la famosa enseñanza bilingüe, me lleva a pensar sinceramente, que los encargados de diseñar todo este proceso no tienen mucha idea de en qué consiste exactamente eso, el proceso de enseñanza.

Porque es justo ahi donde empiezan los problemas. De entrada, la implantación de este programa se olvida del protagonista de todo esto, que es el alumno. ¿Alguien les ha preguntado si les gusta el inglés?¿Se han preocupado los padres por saber qué quieren sus hijos/as?Porque a lo mejor, de entrada, el niño no se ve motivado por aprender en inglés en cierto momento, y empieza a pasar de las clases de una manera extraordinaria. Quizás a lo mejor a su hijo/a le gustaría mucho más estar en un colegio, por ejemplo, no bilingüe, pero con más horas de Educación Física, por poner un ejemplo. Al fin y al cabo, el que está aprendiendo es el eh, no lo olviden.

Siguiente punto. Para llevar a cabo una enseñanza bilingüe, con asignaturas impartidas en su totalidad en inglés, el profesor debe tener una pronunciación excelente, conocimiento exhaustivo del vocabulario, y capacidad de transmitir todos esos conceptos en ese idioma; a la vez que el niño debe traer un muy buen nivel de años anteriores, para seguir creciendo en conocimientos, poder entender a su profesor, tener la capacidad de expresarse, y que así se pueda producir comunicación entre ambos. Por el contrario, ¿qué nos encontramos? pues que este proceso no se produce de la manera en que debería, el nivel empieza a reducirse porque no hay manera de entenderse, llevándose a cabo una drástica reducción de los contenidos en los libros de texto, exámenes que en muchos casos tienen una dificultad de risa, llevándonos a un punto que incluso el niño obtiene notas muy altas, que para nada están directamente relacionadas con los conocimientos que en realidad posee de la materia en cuestión.

En consecuencia, cada vez se va limitando, reduciendo, ese proceso de enseñanza-aprendizaje que, en vez de centrarse en el profesor, debería estar centrado en el alumno. Y es ahí a donde quiero llegar. Es un error valorar a un buen o mal profesor por si tiene un C1 o no, muy grave de hecho. La enseñanza es mucho más que eso,y  en la figura del profesor hay aspectos mucho más trascendentales que el mero conocimiento de un determinado nivel de inglés.

El profesor debe ser una fuente de inspiración para el alumno, debe ser capaz de acompañar a la transmisión de conocimientos una pasión desenfrenada por su trabajo, por observar el crecimiento de sus alumnos, dotarles de herramientas para desarrollar sus habilidades sociales, su auto-conocimiento, que aprenda a percibir las emociones, y qué es lo que las causa en él, ayudarle a crecer como persona, a acompañar el lenguaje verbal de un lenguaje corporal, aprender a captar la atención de los oyentes en una exposición, aprender a escuchar, empatizar con los otros compañeros para saber ponerse en el lugar del otro, descubrir cómo se siente y por qué, dotar al alumno de seguridad y confianza en sí mismo y sus capacidades, ayudarle a encontrar su talento, y enseñarle la manera de desarrollarlo, plantear retos al grupo, forzarles a salir de su zona de confort. Eso, eso sí es un proceso de enseñanza, o al menos como yo entiendo que debe serlo.

Porque de esa manera, el alumno pasa de ser un mero oyente a convertirse en el protagonista de cada día de la semana en el colegio, aprende y vivencia, acierta y falla, se cae y se levanta, tal y como la vida misma. Pero para eso, obviamente, necesitamos profesores cualificados de verdad, que no sólo hayan aprobado magisterio, un máster de profesorado o tengan el C1, sino que además, sepan cuales son las herramientas adecuadas para dárselas a cada niño/a, a cada alumno/a, que sepan analizarles, y así ayudarles en su camino de crecimiento, sean un ejemplo para ellos/as por su personalidad, por sus capacidades y habilidades sociales, entienda el comportamiento humano, las relaciones sociales, los valores y cualidades que toda persona debe poseer, para que el día de mañana ese niño/a sea un adulto autosuficiente, independiente, se conozca muy bien así mismo, sepa cuales son sus debilidades, sus fortalezas, su talento natural, y pueda disfrutar con ello.

Como bien dice Álvaro González Alorda en el vídeo que os pongo debajo, ”enséñale algo que no pueda encontrar en Google.” Y coincido con él plenamente en que un profesor, para ser inspirador, debe: Experimentar, conversar, y tener integridad.

Que tengáis una muy buena semana, un fuerte abrazo.

”Lo que se espera de un profesor es que sea capaz de diseñar experiencias retadoras para el aprendizaje.”

Álvaro González Alorda

”No toques el saxofón, déjate tocar por él.”

Charlie Parker

Gracias Jose María Zabala, por enseñarme lo que es ser un profesor de categoría.

10424a01

Hoy duele

No entiendo cómo hemos podido llegar a esta situación, de verdad que por más vueltas que le doy no le encuentro lógica alguna. 3 años…sólo 3 años…y se le niega el derecho a la vida sólo por nacer en un determinado país. Adiós a su vida, a sus sueños, ilusiones, ambiciones,…porque nació en un determinado país.

Pero lo peor…lo peor de todo no es eso. Lo más lastimoso es que en otro lugar, en otro país, alguien se estará quejando porque su teléfono de última generación no le funciona, porque no puede comprarse determinado vestido, o no puede asistir al estadio a ver a su equipo favorito, o vete a saber por qué, pero sí, mirando a otro lado, sin mirar a lo que ocurre, total…como a mí no me toca.

Esa es la sociedad que, sin darnos cuenta, se ha creado. Una sociedad egoísta a más no poder, donde importa un bledo lo que le sucede al más necesitado, a esa persona que llega a la desesperada pidiendo ayuda. Mientras tanto a todo eso, nos ocupamos de temas tan importantes como la independencia, el poder supremo en Europa, los mercados, las finanzas,…y mi pregunta es, ¿cuándo narices, señores políticos, van a empezar a mirar hacia donde realmente interesa?

Porque, por si no os habéis dado cuenta, vamos de mal en peor, a una velocidad impresionante. A la misma velocidad con la que se está destruyendo todo, el planeta, el ecosistema en el que vivimos, la tierra sobre la que pisamos, todo, absolutamente todo, lo estamos reventando, mientras ustedes discuten sobre intereses económicos, y un larguísimo etc, que no va a ninguna parte, porque no se terminan de enterar que hay que focalizar a la persona.

No es cuestión de ser una hermanita de la caridad, es cuestión de que empiecen a tener corazón, a espabilar, a darse cuenta de que no sólo avanzamos, sino que retrocedemos, porque se están ofuscando en centrarse en temas que no van a ninguna parte, mientras tanto, en otro lado del mundo, hay quien sigue muriendo de hambre, por enfermedades que se pueden perfectamente evitar, personas con el rostro salpicado por el miedo saltan vallas de alturas inimaginables, aún sabiendo que les pueden disparar en cualquier momento, pero es que es tal su desesperación…

Pero claro…es que igual el problema es que ustedes no saben lo que es la desesperación, porque no sólo es saber su significado por buscarlo en el diccionario de la Real Academia Española, sino porque además de saberlo hay que empatizar, ponerse o intentar ponerse en la piel del otro, ¿entienden?¿han hecho eso alguna vez?Porque eso, justamente eso, es lo que hacía cada día Madiba, quien vivía pensando en cómo estaba su familia,una familia de 42 millones de personas.

No conozco ninguna especie animal salvaje que se autodestruya tanto como lo está haciendo el ser humano, y eso que se supone que nosotros tenemos…¿inteligencia? Desde hoy, sinceramente, permítanme que lo dude. No me gusta lo que veo, me da pena, y me entran ganas de llorar al ver la gigantesca falta de sensibilidad, y el egoísmo que reina en la sociedad del siglo XXI, una sociedad que sí, puede que avance…pero hacia la desaparición, en vez de prosperar, de crecer, y mejorar. Hoy, mi alma llora. Hoy, no son buenas noches.

Varios-ninos-fallecen-ahogados_54435075806_53699622600_601_341