Una mirada con perspectiva

“Una prueba evidente para juzgar el éxito es analizar si se ha conseguido lo que se pretendía; si se ha alcanzado el objetivo elegido. Incluso esta medida tan obvia, sin embargo, resulta más compleja de lo que parece. La consecución de los objetivos no depende únicamente de la capacidad y el esfuerzo del individuo, ya que también hay que tener en cuenta las fuerzas externas, personificadas en esta aventura, y en las condiciones del mar y del hielo.”

Ayer en twitter se pudo leer, según muchos/as, un auténtico drama que no paraba de traducirse en frases del estilo: “No puede ser¡¡; Es imposible que esto suceda!!” Y así podríamos seguir durante sucesivas líneas. Usain Bolt se lesionaba en la final de relevos 4×100 metros, la que sería su última carrera, su última prueba como deportista en activo, como atleta. Y se lesionó, no pudo terminar la prueba, ahí se terminó todo. El hombre que había reventado los récords con un ritmo imperial, inigualable, el mismo que nos mantuvo pegados a la televisión durante tantos años, se lesionaba en el…¿peor momento?.

¿Por qué seguimos valorando tanto el resultado final?¿Por qué se establece que el exitoso, únicamente, es el que gana la prueba?¿Por qué tiene que haber finales soñados? Lo primero de todo, y que quede bien claro, no me alegro por la lesión de un deportista, ya sea Usain Bolt o un jugador de la categoría de Juveniles (te mando un abrazo enorme Joan Curune, y me alegro mucho que estés volviendo a disfrutar del fútbol porque te lo mereces por la persona que eres). Pero creo que ayer el deporte nos volvía a regalar una lección muy potente, y es la importancia de valorar lo conseguido disfrutando del proceso. Este momento nos demuestra cuán exigente es el deporte de élite, y lo complicado que es ganar porque hay tantísimas fuerzas externas (como bien dicen las líneas del comienzo del post), que todo ello convierte el hecho de ganar en algo realmente extraordinario, de una dificultad máxima.

bolt lesionado

Hace pocos días leía una frase de Luis Pasamontes que me encantó, y decía así: “Eres campeón desde el primer día que te atreves a jugar.” Hay que darle importancia al atrevimiento de los chicos y chicas que se animan a practicar una actividad, porque en ese mismo momento se están poniendo a prueba, quieren superarse, quieren descubrir un contexto nuevo, personas nuevas, amistades nuevas, una persona en quien creer como es su entrenador/a, y el esfuerzo que deben hacer es muy grande, por eso es verdad que son unos campeones. No se debe esperar al resultado final del fin de semana para estar orgulloso de tu equipo; valora el esfuerzo diario, la entrega, la ilusión, la pasión que le ponen en cada entrenamiento.

Porque la realidad, y esto es ampliable a la élite, es que de la misma manera que todos buscamos ganar deberíamos también recordar que hay una enorme cantidad de factores externos que no controlamos, que se escapan de nuestras manos, que pueden llevarnos a la derrota. En la vida no existen las matemáticas, no hay nada predecible por mucho que nos empeñemos en diseñar situaciones reales de juego en los entrenamientos, y quizás al mismo tiempo por eso tiene tanto mérito conseguir la victoria. Cada vez somos menos conscientes de cuánto cuesta ganar, y del trabajo tan grande que hay detrás, sabiendo que aún con todo puede que no ganes.

Todos buscamos la victoria, no hay duda, pero no es lo mismo una victoria vacía que una victoria con contenido, con un argumento. ¿Cómo se consigue lo segundo? Diseñando un contexto enriquecedor en lo que a aprendizaje se refiere, el cual requiere de tres pilares imprescindibles: Confianza, Compromiso, y Credibilidad (gracias por enseñármelo Álvaro, nunca se me olvidará). Y con esto, ¿somos menos “competitivos”? Para nada, al contrario, lo que somos es más realistas, porque estamos poniendo el foco de la atención de nuestro equipo de trabajo en el día a día, en el proceso. En vez de basar el éxito en un resultado final, de esta manera basamos el éxito en el desarrollo, en el crecimiento diario de las personas que trabajan con nosotros.

Fíjate qué sorpresa, resulta que si conseguimos todo esto, el diseño de un entorno desafiante, con retos difíciles pero alcanzables, logramos el compromiso de todo nuestro equipo lo que nos lleva a un incremento en el estado anímico de los deportistas, en su lealtad ya no sólo hacia a ti (que es importante), sino hacia el equipo (más importante aún, porque no hay nada más importante que el colectivo). En consecuencia, esa lealtad lleva al jugador a hacer un esfuerzo mayor, a una mayor exigencia diaria que normalmente (si las lesiones no lo impiden) se traducirá en un aumento del rendimiento deportivo individual, que afecta de manera positiva al rendimiento deportivo del colectivo. Y esto, inesperadamente, te acerca más a la victoria de lo que pudieras imaginar.

Evitar poner toda la atención en el resultado final hace que se eviten sentimientos de frustración, de fracaso, al mismo tiempo que propicias en tu equipo de trabajo un mayor disfrute en el día a día, aportas una mayor dosis de realidad al escenario, al contexto que vas diseñando, facilitas un mayor disfrute de tu equipo de trabajo en la convivencia diaria, un disfrute indispensable porque mañana no sabemos lo que va a suceder, porque como bien dice el golfista Miguel Ángel Jiménez, “cuanto más disfruto, más mejoro.” Un equipo con un rendimiento óptimo requiere de un estado anímico adecuado, y estar anímicamente bien tiene más que ver con el trabajo diario, con la sensación de dar lo mejor de ti cada día de tu vida, que con centrarse en un resultado final.

Ayer Usain Bolt, a mí, me recordó lo difícil que es ser el mejor en algo, pero también me has enseñado en estos años la importancia de ser feliz haciendo lo que más te gusta, como es tu actitud en tu preparación de cara a los Juegos Olímpicos. Ayer no tuviste el final soñado, porque la vida es así, pero tranquilo, por mi parte te recordaré porque varias veces vi un avión en una pista de atletismo. Sigue volando, la vida está para disfrutarla y ser feliz, porque como me dijo un buen amigo cierta tarde, la vida es tan sencilla como disfrutarla.

Pachomaturana

Feliz Domingo, y que tengáis una buenísima semana. Un abrazo muy grande, y no dejéis de sonreír.

“Al contemplar la tumba de Shackleton y el túmulo que nosotros, sus compañeros, erigimos en su memoria en aquella colina azotada por los vientos de Georgia del Sur me daba la impresión de que, de todos sus logros y triunfos su único fallo fue el más glorioso. Con su sacrificio, dio su propia vida para salvar a todos y cada uno de sus hombres.” (Frank Worsley)
“Ahora que aparece el término de periodización táctica…nosotros teníamos periodización de vida. Si nosotros jugábamos el Domingo, por la noche no íbamos a salir, olvídese, a algunos les alcanzaba hasta el Lunes. Y de pronto ya teníamos sesión el Martes, pero sabíamos que el Martes poquito porque el Miércoles sabíamos que venía la parte difícil, la física, y en alguna ocasión nos mandaban a subir al monte a alguno. El Miércoles por la noche descansábamos porque sabíamos que el Jueves había que jugar el partido, para que el Míster le pusiera a uno. Y el Viernes por la noche también descansábamos porque sabíamos que el partido estaba ahí. Eso lo sabíamos, y hoy en día parece que no saben de la periodización de vida, y piensan que la rumba es constante, que la rumba es constante. No no no, yo creo que el jugador de fútbol tiene que entender que él tiene que prepararse, no sólo para que el entrenador tenga los ejercicios, el modelo de juego, o para repasar durante la semana. No, tiene que tener un modelo de vida que le permita rendir el día que tiene que rendir”. (Francisco “Pacho” Maturana)

Listen, learn,…then Lead

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s