Con el paso del tiempo

“Nos íbamos ya de vuelta para casa el pasado Lunes después de jugar durante dos horas y media al pádel, todos contra todos, y me dice Aguilera: “Pablete no has estado mal, pero se te da mejor enseñar eh” , con esa sonrisa suya inconfundible, la misma que hace 7 años cuando le conocí. Y viene otro comentario de otro de ellos “Ya ves eh, como cuando se ponía  todo serio cuando estábamos corriendo a dolor antes del entreno, gritando a tope.” Fue como trasladarse en el tiempo 8 años atrás, cuando todo empezó, para recordar momentos que aún están grabados a la par que eres consciente de cómo te recuerdan quienes estuvieron contigo esas temporadas.”

Esa misma noche les escribí un mensaje en el grupo de Whatapp que tenemos, porque me salía del corazón expresar la emoción que tenía por ver que ,aún pasando tanto tiempo, seguimos conservando una amistad, una relación duradera, que está sustentada en la vivencia de momentos de todo tipo, los momentos propios que te regala una temporada tras otra con un grupo que primero estuve en Cadetes, y más tarde en Juveniles. Muchos años, muchas vivencias, muchos recuerdos, muchos instantes que desembocan como resultado en una amistad.

equipazo 2

Hablaba con una grandísima persona como es Pedro la semana pasada, y me decía que probablemente una de las mayores gratificaciones que tiene esta tarea como formador es que le enseñas unos valores a los jugadores que, quizás en ese momento no eran conscientes de la importancia que tenían, pero más tarde con el paso de los años recuerdan esos valores traducidos en comportamientos por nuestra parte, en hechos, en momentos que te llevan consecuentemente a dejar grabado en su corazón un recuerdo inolvidable, a la vez que aplicable para los problemas que se les puedan presentar en su día a día.

Esa noche cuando estaba a punto de dormirme me acordaba de muchos momentos preciosos que he vivido con ese grupo de jugadores, como la participación en la VillarrealCup jugando todo el torneo con 12 jugadores viendo cómo un equipo que estaba físicamente destrozado era capaz de pasar a la siguiente fase, entregándose por completo. Me venía a la mente la semana del partido contra el Rayo Vallecano, desde el primer día de entrenamiento cuando les reunimos a todos para decirles que vamos a ganar el partido, que va a ser muy duro, que probablemente solo tendremos 2-3 oportunidades pero que, si las aprovechamos, estaríamos muy cerca de conseguir los tres puntos. O el partido contra el URJC Móstoles dos semanas más tarde, en una situación límite para seguir agarrados al sueño de lograr la permanencia, volviendo a ganar y consiguiendo lo que parecía casi imposible.

equipazo

Casi imposible, muy difícil, complejo, son adjetivos que siempre han ido ligados a mí desde que era pequeño, recién nacido, sin parar de hacer frente a problemas, obligado a madurar quizás más rápido que el resto para saber gestionar diferentes situaciones; es probablemente lo que me lleva a proyectar esa idea, esa imagen, consistente en que nuestra actitud, nuestro carácter, nuestro trabajo en equipo, es lo que nos lleva a lograr que el listón se mantenga siempre lo más alto posible, dando lo mejor de nosotros mismos en cada entrenamiento, en cada partido. Se juega como se entrena, y se entrena como se vive, porque cuando adquieres unos hábitos, basado en unas creencias y valores que consideras innegociables, eso te lleva a contemplar la competición como un proceso de crecimiento tanto deportivo como personal. Y quizás por eso, por mi manera de ser y entender la vida, 8 años más tarde jugadores como ellos guarden ese recuerdo.

Un recuerdo que quizás, no lo sé, les ha ayudado en sus vidas a entender que nadie puede hacer nuestro camino por nosotros, por lo que quienes acertamos, fallamos, nos levantamos, crecemos, aprendemos, somos nosotros a la vez que nuestros valores, nuestras creencias, nuestros pensamiento son nuestra huella, nuestro sello de identidad. Por eso es tan importante, como decía un buen amigo como es Carlos anoche, que al jugador desde pequeño se le transmita como un legado valores tan esenciales como el respeto hacia todo lo que te rodea, la humildad, la capacidad de esfuerzo y trabajo, la atención a los detalles pequeños; en definitiva la construcción de la persona que probablemente es la esencia, el alma, del deportista de élite.

agui rubio

Por eso es tan importante esta pregunta para los entrenadores, formadores, educadores: ¿Para qué estamos aquí? ¿Qué fin busco con mi trabajo? Para mí la clave reside en la manera, en el cómo. Cómo entrenas, cómo transmites, cómo les hablas, cómo les escuchas, cómo les haces reflexionar mediante preguntas, cómo son tus actos en el día a día para con ellos, la imagen que ellos ven, la que tú proyectas, ¿Cómo es?. Porque de esas preguntas probablemente salga un legado en forma de momentos, de enseñanzas, de interacciones, de conversaciones, que se queda en ellos para el resto de sus vidas. Un legado que, casi con toda seguridad, perdurará con el paso del tiempo.

Que tengan un muy buen fin de semana, un fuerte abrazo, y comiencen desde hoy a dejar un legado en forma de semilla; una semilla que se transformará en árboles que nunca verás crecer. Brillar para que otros brillen.

juv c

“Cuando tenemos objetivos retadores y complejos, nuestro rendimiento mejora siempre. La actitud competitiva en el deporte y en la vida nos facilita el hecho de llegar más allá de donde nos habíamos imaginado.” (Álvaro Merino)
“Si crees que no puedes mejorar, no sabes nada de la vida […] eso no significa que vayas a ganar más.” (Rafael Nadal)
“El tiempo es un jefe que ofrece igualdad. Cada ser humano tiene exactamente el mismo número de horas y minutos cada día. Las personas ricas no pueden comprar más horas. Los científicos no pueden inventar más minutos. Y no puedes guardar tiempo para gastarlo otro día. Aún así, el tiempo es increíblemente justo y misericordioso. No importa cuánto hayas perdido en el pasado, todavía tienes un día completo. El éxito depende de que hagas un uso prudente de él mediante la planificación y el establecimiento de prioridades.” (Denis Waitley)
“La vida es territorio de los valientes que creen que la actitud es el camino de la victoria.” (Álvaro Merino)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s